Entrevista a Marcos Manuz

10 febrero, 2021 en Entrevistas, Pensiones
Información Obrera entrevista a Marcos Manuz, portavoz de Madrid de la Plataforma de Jóvenes Pensionistas, vinculada a la COESPE. Esta plataforma de trabajadores con incapacidad permanente fue creada en 2018 por la compañera Natalia Fernández, y cuenta en la actualidad con el trabajo de María Ángeles Poveda (actual portavoz estatal), Marcos y otros compañeros de la COESPE con la firme voluntad de ordenar y sacar a la luz las reivindicaciones específicas de un sector de cerca del millón de trabajadores con incapacidad permanente cuya problemática quedaba integrada en las reivindicaciones generales de los pensionistas. Marcos Manuz, es un compañero de Fuenlabrada, pensionista por incapacidad permanente total y trabajador del sector del metal. Le hacemos una larga entrevista sobre los muchos y particulares problemas del colectivo.                 
Juan Miguel Fernández

 

JÓVENES PENSIONISTAS de COESPE:

los trabajadores con incapacidad permanente son el eslabón débil de la cadena

 

Información Obrera. Cómo ves la situación general del movimiento de pensionistas tras la aprobación del Pacto de Toledo.                               

Marcos Manuz. El movimiento pensionista se ha reforzado en base a su desaprobación de las recomendaciones creadas por el Pacto de Toledo. En ellas se citan pequeñas mejoras en ámbitos como la sostenibilidad del Sistema Público de Pensiones, que acepta por fin el relato que veníamos defendiendo hace años, además del fracaso de las políticas que se han llevado a cabo respecto al uso indebido del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, que no es más ni menos que las cotizaciones de las/os trabajadores en activo, y la propuesta de revalorización anual según el IPC.

Pero la crisis estada provocada por los saqueos reiterados por los diferentes gobiernos a los recursos del sistema público de pensiones, es decir, a las cotizaciones sociales.

El resto de las recomendaciones son inconclusas e incluso insultantes, tanto en cuanto se pretende llegar a los valores europeos para el año 2023, pero la subida de las pensiones no es proporcional a la que debería hacerse para llegar a lo que marca la Carta Social Europea.

Nos parece insuficiente que el 0,9% de revalorización para las pensiones contributivas y, sobre todo, el 1,8% en las no contributivas, ya que estamos hablando de pensiones que van de los 100 a los 402 euros mensuales, se cataloguen como un gran triunfo del ejecutivo. No nos parece que la calidad de vida de las/os pensionistas mejore en absoluto.

Esta situación ha creado un malestar general entre los colectivos de pensionistas que se han unido, presentando un refuerzo en sus reivindicaciones, en contra de esta forma de proceder, especialmente ante las declaraciones del ministro de Seguridad Social y la Sra. Calviño y los informes sobre esta reforma que se han enviado a Bruselas.

Para el colectivo de Jóvenes Pensionistas es todavía peor, ya que el Pacto de Toledo no menciona de forma directa en ningún momento del documento al millón de personas que tienen una pensión por incapacidad permanente en la actualidad.

Los “supuestos” expertos, miembros del Pacto de Toledo, nombran en su recomendación número 18 a las “Personas con discapacidad”, cuestión que nos parece favorable, pero se olvidan totalmente de elaborar una recomendación específica para las/os pensionistas por incapacidad.

Nos parece que desconocen que las personas con incapacidad laboral eran designadas con un 33% de discapacidad al obtener su pensión, y que esa normativa también ha quedado suspendida y que, por tanto, la discapacidad es una condición totalmente independiente de la pensión contributiva por incapacidad permanente.

En dicha recomendación se cita: En particular, la Comisión estima necesario seguir introduciendo modificaciones en la normativa de Seguridad Social que afecten, entre otras cuestiones, al régimen jurídico de la percepción de las pensiones por incapacidad permanente y a su compatibilidad con la realización de un trabajo, evitando la litigiosidad existente en este ámbito.

Esta es la única mención al colectivo, que en vez de proteger a las/os afectadas/os fomenta que se inserten en el mercado laboral con más facilidad. Esta declaración de intenciones nos crea malestar, ya que en ella no se tiene en cuenta la realidad: la precariedad en el ámbito laboral, la escasez de empleos y, lo que es más grave, las limitaciones de las personas con incapacidad.

 IO. Dentro de la lucha que plantea la COESPE en defensa de las pensiones vosotros constituís un sector de pensionistas especialmente golpeados por las bajas pensiones. ¿Puedes describir esa situación?

MM En este momento hay cerca de diez millones de pensionistas en España, de los cuales nueve millones son por viudedad, orfandad y jubilación. En el caso de estos últimos, tras toda una vida laboral cotizando a la Seguridad Social, al llegar a la edad de jubilación reciben una pensión hasta su fallecimiento. Estas pensiones son vitalicias.

Muy distinto es el caso del casi millón de pensionistas restante. Estos perciben una pensión por incapacidad permanente derivada de un accidente, laboral o no, o bien por una o más enfermedades crónicas y/o degenerativas, que les incapacitan parcial o totalmente para la actividad laboral.

En este caso el INSS, tras pasar al afectada/o lo que comúnmente conocemos como tribunal médico, y si así lo estima oportuno, emite una resolución que de ser favorable permite el cobro de una pensión, cuya cuantía depende de factores como el tipo de incapacidad concedida y la base de cotización del trabajador durante sus años en activo.

Ahí está la principal diferencia. Mientras las pensiones por jubilación son vitalicias, las de incapacidad tienen fecha de caducidad. Me explico, salvo un pequeño porcentaje de las obtenidas por vía judicial en las que la sentencia utiliza la palabra vitalicia, la gran mayoría de resoluciones emitidas llevan una fecha de primera revisión. Quiere decir que, a partir de la fecha que aparece en la resolución, la más común son dos años, pueden ser revisadas y por tanto retiradas.

SI ya de por sí, el camino a recorrer es largo y difícil para conseguir una resolución favorable, el hecho de que puedan retirar la prestación por revisión genera una incertidumbre en la persona enferma, que ya se encuentra lastrada por sus dolencias. Además ahora le añadimos los daños psicológicos derivados de esta situación de inseguridad constante.

IO Cómo os afecta a vosotros directamente las recomendaciones del Pacto de Toledo                                                                                                     

MM Como te comentaba con anterioridad, las recomendaciones del Pacto de Toledo no mejoran las condiciones de vida de las personas con incapacidad permanente. La subida de este año es insuficiente para quienes, junto a las mujeres, tienen las pensiones más bajas del país.

También se debe tener en cuenta que más de un 33% tiene una pensión por incapacidad permanente total, es decir, cobra el 55% de su base reguladora, y lo más grave es que aunque el INSS determine que se puede trabajar en otro gremio distinto por el que se obtuvo la pensión, muchas de esas personas necesitan un tipo de incapacidad más alta por sus limitaciones.

Además, escuchar declaraciones como ¡Ojo con subirlas mucho (refiriéndose a las pensiones mínimas) para evitar desalentar las ganas de trabajar!, son especialmente lesivas para un colectivo de personas que cambiarían un millón de veces el poder tener salud para trabajar, antes de estar limitados y llevar una vida con problemas de salud y sin ninguna previsión de futuro. Recordemos que hablamos de personas jóvenes.

Respecto al silencio de las recomendaciones del Pacto, para Jóvenes Pensionistas está por determinar si finalmente se aplica también el Factor de Sostenibilidad antes del año 2023, entre otras cuestiones que nos afectan de forma directa como anteriormente hemos mencionado.

IO Qué reivindicaciones particulares destacas como específica de los trabajadores jóvenes con incapacidad permanente,                               

MM. Exigimos unas valoraciones justas y no revisables, basadas en pruebas diagnósticas e informes médicos, y no en otros conceptos. No tiene ningún sentido revisar a enfermos con patologías crónicas. Algunos tratamientos o cirugías pueden hacer más soportable la enfermedad, aunque en ningún caso van a curar algo degenerativo. Además si nos atenemos a su propia descripción, la de incapacidad permanente, ahí ya encontramos la contradicción.

Dado que junto con el de la mujer, somos el colectivo con las pensiones más precarias. Un 41% se sitúa por debajo de los 700 euros. Por ello, exigimos unas pensiones mínimas del 60% del salario medio, como demanda la Carta Social Europea.

La eliminación del copago farmacéutico y la derogación del Real Decreto 16/2012 que deja fuera de financiación múltiples medicamentos imprescindibles para el enfermo y que por su elevado coste se hacen inaccesibles, teniendo en muchos casos que elegir entre el tratamiento o comer.

El total cumplimiento de las leyes de dependencia y accesibilidad.

Los mismos descuentos para el transporte público que los pensionistas mayores de 60- 65 años.

IO ¿Están los trabajadores con incapacidad permanente separados de los trabajadores activos?                                                                                   

MM. Normalmente no, aunque en realidad existen varios tipos de incapacidad permanente. En algunos de ellos (como en incapacidad permanente absoluta o gran invalidez) la persona afectada no puede trabajar en ningún caso.

Los que sí lo pueden hacer (como con incapacidad permanente total), acceden al mercado laboral de forma muy limitada, ya que hay determinados trabajos que no pueden desarrollar debido a sus limitaciones. Si, además, tienen un grado concedido de discapacidad tendrán que obtener un puesto adaptado.

La realidad es que hay mucha desprotección para el trabajador con incapacidad en este ámbito, ya que hay pocas inspecciones laborales que regulen realmente la adaptación de los puestos a las limitaciones, y algunas empresas que explotan a los trabajadores, ofreciendo menos sueldo a igual trabajo.

Para nuestro colectivo es importante que nuestras reivindicaciones sean coincidentes con las de COESPE, aunque algunas de ellas son específicas de nuestro colectivo, ya que tenemos grandes desventajas respecto a la problemática con la atención sanitaria, el mundo laboral, los trámites administrativos y judiciales con el INSS o los transportes, entre otros.

IO Al ser en algunos casos personas necesitadas de atención sanitaria, con enfermedades crónicas. ¿Cómo os afecta el virus?                           

MM. Si, hemos visto como el progreso de la pandemia ha perjudicado muchísimo a nuestro colectivo. Desde el principio las cifras han sido alarmantes, como por ejemplo que 7 de cada 10 consultas de pacientes crónicos fueron canceladas y 2 de cada 3 de las restantes fueron aplazadas. Un 80% de los pacientes tuvieron problemas para acceder a su medicación. Cerca de la mitad de las consultas de rehabilitación se suspendieron o anularon. Lo mismo ocurre con las cirugías aplazadas. Solo en el mes de mayo la lista de espera quirúrgica sumaba 36.709 pacientes más que en la misma fecha del año anterior.

Para los dependientes, un 27% son menores de 65 años, supuso graves problemas de salud, en unos casos por falta de asistencia y en otros porque los/as cuidadores carecían de los equipos de prevención adecuados.

Mención aparte para aquellos enfermos con patologías de salud mental. En un principio carecieron del apoyo y cuidados necesarios, para después ver cómo estos se reducían a una llamada telefónica. Se han multiplicado los infartos por falta de diagnóstico en algunos casos, en otros por miedo del enfermo a acudir al hospital dado los altos índices de contagio. Más recientemente, con motivo del día mundial de la lucha contra el cáncer, hemos podido conocer que se está diagnosticando un 20% menos. Estos son tan solo unos pocos datos que permiten hacerse una idea de lo devastador que ha sido para enfermos crónicos y dependientes.

Podemos entender que la llegada del virus supuso un caos para una diezmada Sanidad Pública que vio cómo se desbordaron las urgencias y las UCI de los hospitales .Lo incomprensible es que durante la desescalada no se tomasen las medidas necesarias para proteger nuestra salud, a sabiendas de que expertos virólogos ya daban por segura una segunda ola.

No solo tuvimos la segunda, también una tercera más cruenta aún en número de contagios y hemos podido comprobar cómo, una vez más, se han antepuesto los intereses económicos, provocando una nueva saturación hospitalaria, por delante de los estrictamente sanitarios. Se habló de la posibilidad de hospitales limpios de Covid y de otras tantas medidas que evitasen el retraso en nuestra atención. Nada de esto se ha llevado a cabo y nos volvemos a encontrar en una situación de extrema necesidad.

Con motivo de ello, realizamos una campaña con el hashtag #AtencionCronicosYA, en dos vertientes. Por un lado con una llamada a la sensibilización en RRSS, y por otra, enviando una carta al Ministerio de Sanidad y a las correspondientes Consejerías de cada comunidad autónoma, solicitando que se pongan los medios necesarios para revertir la situación actual, dotando a la Sanidad Pública de los medios materiales y humanos necesarios para que no nos tengamos que ver relegados de nuevo.

 IO ¿Hay posicionamientos directos de Escrivá o de otros miembros del gobierno que demuestren haberse preocupados o aportado algo positivo a la situación de los trabajadores y trabajadoras con incapacidad permanente?                                                                               

 MM En ningún momento han realizado declaraciones sobre los pensionistas o trabajadores con incapacidad. Parece que el colectivo que forman más de 949.000 personas les fuera totalmente indiferente. Sólo decimos que somos parte del movimiento pensionista y seguiremos, pese a nuestras limitaciones, defendiendo nuestros derechos por ser justos y la única forma de garantizar una vida digna a estas personas. Hemos cumplido los requisitos que la ley nos pide para acceder a nuestra pensión y, a pesar de las trabas que el INSS nos pone a lo largo del proceso, nos corresponde ese derecho.

IO Cómo os afecta la legislación que va actualizando las respuestas de la Administración a la pandemia y a vosotros mismos.                           

MM El 27 de enero se publicó en el BOE el Real Decreto-ley 2/2021, de 26 de enero, de refuerzo y consolidación de medidas sociales en defensa del empleo. Además de prorrogar los ERTES y las ayudas a autónomos hasta el 31 de mayo, modifica parte de la Ley General de la Seguridad Social (LGSS) otorgando capacidad al INSS (ICAM en Cataluña), a las instituciones sanitarias, las mutuas y empresas colaboradoras con la Seguridad Social, poder remitir a las entidades gestoras de la Seguridad Social los informes, la historia clínica y demás datos médicos de los pacientes en proceso de incapacidad permanente.

Desde Jóvenes Pensionistas valoramos esta nueva estrategia, en principio,  como algo positivo, tanto en cuanto agiliza las resoluciones y abarata los costes de las/os afectadas/os, que hasta ahora tenían que presentar las copias de todos sus informes clínicos en cada valoración, pagar su traslado a dicho instituto, además de estar inmersos en una burocracia de trámites administrativos impropia para personas con limitaciones de salud. Pero nos cabe la duda de cómo accederán desde el INSS, o no, a las historias clínicas de la sanidad privada, y si eso creará un vacío de información médica que perjudique directamente a las/os afectadas/os.

Otro punto para tener en cuenta es el relativo a la protección de datos, ya que las personas afectadas no hemos otorgado consentimiento directo a este intercambio de información clínica, y deseamos que nuestro historial quede totalmente protegido.

Por otro lado, además de intercambiar la información clínica del paciente entre entidades, el ejecutivo que ha aprobado este Real Decreto-Ley declara:

«La disponibilidad del acceso telemático a las historias clínicas permite que los propios inspectores médicos puedan realizar sus valoraciones sin necesidad de citar al trabajador para realizarle un reconocimiento presencial, en aquellos supuestos en los que estimen que la información contenida en el historial clínico lo hace innecesario».

Lo significativo es que ya veníamos denunciando de forma pública que este procedimiento, de realizar valoraciones no presenciales, ya se estaba llevando a cabo desde hace meses, además de no ser notificadas a las personas interesadas e incluso retirar las pensiones ya concedidas con anterioridad sin previo aviso.

Esto no solo afecta a las personas pensionistas, sino también a las/os trabajadores en activo que tengan abierto un proceso de incapacidad temporal.

Con ello, y tras la publicación en el BOE de esta nueva medida, nos queda aún más claro que se han llevado a cabo determinadas irregularidades previamente y sabemos que este Real Decreto no hace más que aumentar, si cabe, la ya vulnerable situación de las personas con incapacidad.

IO Cómo piensas que puede crecer vuestra fuerza para sacar adelante vuestras reivindicaciones específicas, cómo conseguir el apoyo de los trabajadores activos y la juventud.                                                                 

MM Primero hay que reeducarnos para contrarrestar el pensamiento de que las/os pensionistas son sinónimo de jubilación. Debemos saber que hay más tipos de pensiones que engloban a más de 3 millones de pensionistas en nuestro país y todos ellos merecen que sus prestaciones sean justas y estén garantizadas por ley.

Es injusto vivir con la carga de ser joven, no tener salud como para poder trabajar y además ser invisible para la sociedad y en el debate político. Parece que sí contamos al ejercer nuestro derecho a voto, pero el resto del tiempo nos esfumamos del mapa social.

También es de vital importancia que las/os trabajadores en activo conozcan que la situación de incapacidad permanente se puede dar en cualquier momento de tu vida, ya sea por un accidente, laboral o no, o por una enfermedad crónica o degenerativa. Y para ello, debemos estar concienciados y conocer nuestros derechos si nos llegásemos a enfrentar a esa situación.

Las cifras hablan por sí mismas, casi 1 millón de personas tenemos incapacidad permanente, y muchísimos más ni siquiera han podido acceder a esta prestación o a los que directamente les ha sido denegada. Es positivo conocer las consecuencias de estas situaciones para poder evitarlas asegurando nuestros derechos en un futuro, en ocasiones más próximo de lo que pensamos.

IO Cómo valoráis las movilizaciones de los trabajadores de John Deere defendiendo convenios colectivo que contienen tienen la cláusula de obligación patronal de colocar a los propios trabajadores que caen en discapacidades.                                                                                                     

MM En el caso de la empresa John Deere, el Convenio Colectivo obliga a adaptar el puesto a las/os trabajadores que tengan reconocida una discapacidad.

Por ello, las/os compañeras/os de esta empresa están llevando a cabo movilizaciones por varios motivos, pero especialmente piden que se cumpla la parte que establece que a las/os trabajadores con discapacidad se les contrate para un trabajo compatible con su situación.

Los convenios donde se adapta el puesto laboral a personas con discapacidad sobrevenida son los menos y más propios de grandes empresas, ya que habitualmente las personas a las que se les reconoce una discapacidad sólo acceden a un puesto adaptado con una nueva contratación, al igual que las empresas obtienen ventajas fiscales al contratarlos.

Sería muy positivo que otras empresas se unieran a esta petición y así ejercer más fuerza ante la negociación de los convenios, además de que el trabajo resultase realmente inclusivo para las personas con discapacidad.

Eso implicaría que los trabajadores en activo y los colectivos de pensionistas, como el nuestro, se unieran con el fin de proteger a las/os ciudadanos que puedan sufrir esta situación. Ayudaría, sin duda, a favorecer el acceso al mercado laboral y un mayor periodo de cotización de cara al cobro de su futura pensión.

IO Qué actividades específicas inmediatas tienes planeadas para sacar a la luz el problema específico de la Plataforma de Jóvenes Pensionistas.                                                                                                         

 MM Somos un colectivo en el que muchas personas tienen problemas de movilidad, pero mientras nuestra salud y las condiciones sanitarias lo permitan, seguiremos saliendo a las plazas y calles de cada municipio junto a nuestros compañeros/as de la Coordinadora Estatal de Pensionistas (COESPE), para decir un NO rotundo a las recomendaciones del Pacto de Toledo y hacer públicas nuestras reivindicaciones. También a través de las RRSS, publicando información actualizada sobre pensiones, incapacidad, discapacidad, con charlas on-line y campañas de denuncia. Cuando la situación sanitaria lo permita, queremos dirigirnos a los estudiantes y a los comités sindicales de empresas con el fin de dar a conocer toda la problemática relacionada con las incapacidades y la discapacidad.

En el primer caso, se trata de una acción de pedagogía con los jóvenes que ven tan lejos todo lo relacionado con pensiones. En el segundo, se trata de dar a conocer al trabajador en activo, como puede verse afectado por una incapacidad temporal de larga duración y la desprotección en la que se encuentra, si pese a sus dolencias, es devuelto a su puesto de trabajo, con la sombra del despido y la precariedad acechando.

También nos preocupa la situación de las mujeres pensionistas. Además de la brecha de género y otros factores, en nuestro colectivo se añaden en su mayoría la discapacidad a sus ya complejas limitaciones. Por ello, estamos organizando el I Encuentro Virtual de Mujeres Pensionistas JP para los días 4 y 5 de marzo. En el evento se podrá participar en los debates y charlas de diversos temas, como precariedad laboral, dependencia, salud en la mujer y otros, desde la RRSS, pero también participar en un espacio de convivencia entre mujeres pensionistas de distintos territorios pertenecientes a COESPE. Eso nos enseñará cómo actuar ante las diferentes problemáticas que se dan en la actualidad y en diferentes ámbitos.

Impactos: 8


2 opiniones en “Entrevista a Marcos Manuz”

  1. Arturo G.Cienfuegos. dice:

    Muy buena entrevista y muy necesario difundir más ,está sangrante problematica específica de trabajadores y pensionistas.
    Gracias por tan buena información.

  2. Antonio dice:

    Yo soy uno de esos discapacitados empeze a trabajar con 15 años con hombres en trabajos durísimos con 33 años m operan de la médula cosa k según un catedrático en neurocirugía jamás debían haber hecho y en el 2000 con 4 hijos me ponen bombas para medicación intratecal empezó l4 l5 y ya llega la fibrosis a cervicales paga durante 18 años 300 euros hace 2 m dan la absoluta 680 divorcio sin casa solo mi ropa compro casa pago 400 €mes como vivo como ayudo a mis hijos e creado mucha riqueza haciendo invernaderos en ejido y x un fallo d neurocirujanos m veo impotente 6 hernias depresión crónica grave artrosis etcetc

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *