Sobre las casas de apuestas

29 febrero, 2020 en Tribuna libre

 El debate abierto en la sociedad,en los últimos tiempos, respecto a la proliferación de las casas de apuestas, sobre todo en barrios obreros, ha originado controversias respecto a la presentación del proyecto ley, que pretende regular su publicidad, presentado por el actual ministro de consumo Alberto Garzón. En el intento de reflejar y aportar mas luz a dicha controversia ponemos a disposición de nuestros lectores una Tribuna Libre del compañero Luis Gonzalez.



El ministro Garzón y la publicidad de las apuestas

El 19 de febrero pasado, el Ministro de Consumo, Alberto Garzón, presentaba las líneas maestras del decreto sobre publicidad de las casas de apuestas. El contenido del decreto hecho público por el ministro ha generado muchas reacciones de decepción y de abierto desagrado. De hecho, a la vez que el ministro lo presentaba, en una rueda de prensa, la coordinadora contra las casas de apuestas de Madrid realizaba un escrache a las puertas del Ministerio de Consumo. Los miembros de la coordinadora exhibían una pancarta que decía “Fuera casas de apuestas de nuestros barrios” y “Ellos se lucran, la clase obrera se arruina”’, mientras coreaban lemas como “ni publicidad ni regulación, casas de apuestas prohibición” o “no se juega, con la clase obrera no se juega”.

Otro muchos acusaban en las redes al ministro de Consumo de haberse rendido ante las presiones de los grandes equipos de fútbol y las casas de apuestas. Alguno señalaba que las acciones de CODERE (única casa de apuestas que cotiza en la Bolsa española) subieron un 8% tras anunciar el ministro su proyecto.

Hay buenas razones para el rechazo al proyecto del ministro Garzón. La decepción de muchos se basa en la enorme diferencia entre lo que Garzón propone ahora y lo que defendía IU antes de entrar en el gobierno, e incluso lo que decía el acuerdo de gobierno del PSOE y Unidas Podemos.

Se trata, no lo olvidemos, de un grave problema de adicción que afecta especialmente a la clase trabajadora y a la juventud trabajadora, y que lleva a muchos jóvenes y familias trabajadoras a la ruina.

 

Qué defendía Izquierda Unida

En la web de IU podemos aún leer que “IU denuncia la ‘dejadez y la nula ambición del Gobierno’ para hacer frente al aumento de la adicción al juego y las casas de apuestas”

En efecto, el 25 de agosto de 2019, la diputada de Izquierda Unida Roser Maestro tachaba de “vergonzoso por su inconcreción” el contenido de la respuesta parlamentaria que le hacía llegar el Gobierno en funciones del PSOE sobre este problema. Criticaba la diputada que “esperábamos que más allá de hablarnos brevemente de la Estrategia Nacional de Adicciones nos informaran de si tienen medidas reales para fortalecer la protección de las personas más vulnerables a la adicción a las apuestas, entre ellas menores y jóvenes”

Roser Maestro denunciaba, con razón, la “dejadez y la falta de soluciones concretas por parte del Gobierno en funciones del PSOE ante el grave aumento de la adicción al juego, sobre todo entre la población menor y más joven, debido a la descontrolada proliferación de casas de apuestas en las poblaciones de todo el Estado”.

La diputada valenciana de IU reclamaba entonces al Gobierno del PSOE que se pronunciara con claridad sobre si “estudian la prohibición total de la publicidad del juego y las apuestas”, y, en particular, las casas de apuestas y el juego ‘online’, y se preguntaba si el gobierno se planteaba considerar la adicción al juego como “un asunto de salud pública”.

 

¿Qué decía el acuerdo de gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos?

A este respecto, el acuerdo decía lo siguiente: “Aprobaremos una regulación de la publicidad de los juegos de azar y apuestas en línea, de ámbito estatal y similar a la de los productos del tabaco”. ¿Y qué dice la Ley 28/2005, más conocida como ley antitabaco? Pues no puede ser más claro: “Queda prohibido el patrocinio de los productos del tabaco, así como toda clase de publicidad, y promoción de los citados productos en todos los medios y soportes, incluidas las máquinas expendedoras y los servicios de la sociedad de la información”, Es cierto que la ley permite algunas excepciones, pero todas ellas están orientadas a información a los profesionales de venta y distribución de tabaco.

En este sentido, el acuerdo de gobierno seguía lo defendido antes por IU y las recomendaciones del Defensor del Pueblo, quien en un informe dirigido al gobierno 

recomienda, estudiar la prohibición total de la publicidad en prensa escrita, radio, televisión e internet, salvo loterías y apuestas de la Administración del Estado y de la Organización de Ciegos Españoles (ONCE) o, al menos, aumentar las restricciones.

 

¿Y qué dice ahora el ministro Garzón?

Ahora, el señor ministro de Consumo, al presentar su proyecto de decreto en una rueda de prensa, ha dicho que la prohibición total de la publicidad de juegos de azar y apuestas ‘online’ de ámbito estatal, “no solo es inadecuada, sino que es incluso imprudente”, y ha apostado por un “paradigma regulatorio estricto” porque es “más eficaz”.

Garzón argumenta -ahora- que la regulación es “similar” a la del tabaco, pero no idéntica porque “fumar te llena los pulmones de basura sí o sí, y jugar no necesariamente te genera un problema”.

Garzón añadía, dando la vuelta a la tortilla de lo que defendía Izquierda Unida hace apenas unos meses y a lo firmado en el propio acuerdo de gobierno,   que “las experiencias internacionales, como la de Italia, han demostrado ser un fracaso; que la racionalidad económica de la medida es también errónea; y que por lo tanto la prohibición total de la publicidad, no solo es inadecuada, sino que es imprudente”, porque “hay gente que va a jugar sí o sí porque puede tener un problema”, y que “Si nosotros generamos incentivos a las empresas a que se vayan al mundo ilegal, porque ya no tienen ventajas en el mundo legal, es probable que estemos empujando a gente que necesita protección a un mundo ilegal donde no hay ningún tipo de protección”. Uno se pregunta si no se podría decir lo mismo respecto del consumo de heroína o de metanfetaminas.

 

¿Qué medidas incluye el proyecto de decreto?

En sus 37 artículos hay, sin duda, muchas medidas, pero todas se quedan a medio camino. Por ejemplo, la “prohibición total” de la publicidad de juegos de azar y apuestas ‘online’ de ámbito estatal -que, de forma general, estará limitada a la franja de madrugada, de 1.00 a 5.00 horas- tendrá excepciones. Por ejemplo, estará permitida en las retransmisiones de eventos deportivos que se emitan en directo en radios y televisiones a partir de las 20.00 horas.  Es decir, que podrá hacerse publicidad cada día en horarios de máxima audiencia. Antes, Izquierda Unida hablaba de la necesidad de proteger, sobre todo, a los adolescentes y los menores de 25 años, entre los que la adicción al juego alcanza dimensiones que IU calificaba “de salud pública”. Ahora, Garzón dice que la publicidad a partir de las 20.00 debe admitirse porque la Ley General de Comunicación Audiovisual establece que el horario de especial protección a la infancia termina a las 20.00 horas. Es decir, deja fuera a los adolescentes a los que antes IU llamaba a defender.

También se seguirá permitiendo la publicidad de empresas de apuestas en las camisetas de los equipos de fútbol. Sólo se prohíbe que estos incluyan en su nombre o en el de sus estadios a las empresas de apuestas.

En su presentación, el ministro defendía que “muchas empresas van a perder mucho dinero y habrá asociaciones a las que no le parezca oportuno”. Basta con recordar los resultados de la cotización de CODERE en Bolsa, que citamos antes, para rebatir esa afirmación.

Dice también el ministro que su propuesta de regulación será “la más estricta de Europa, excepto Italia” (donde a publicidad de las casas de apuestas está totalmente prohibida. Tampoco esto es cierto. En Bélgica está prohibida la publicidad en los partidos de fútbol, y en Gran Bretaña está permitida sólo a partir de las 9 ( y no las 8, como propone Garzón)

Alberto Garzón, que juró su cargo como parlamentario en mayo de 2019 “por la democracia y la república”, ya no se anduvo con tantas precauciones al jurar como ministro de la Monarquía. Lo hizo diciendo que prometía “cumplir fielmente las obligaciones del cargo de ministro de Consumo, con lealtad al rey, guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”. Para algunos, es una mera anécdota. Sin ir más lejos, Hace poco, tras la visita del Rey a las Cortes, Irene Montero decía que “si para subir el SMI o aprobar una ley contra la violencia sexual hay que aplaudir al rey, lo haremos sin ningún género de duda”. El problema es que lo que ha pasado con el decreto sobre publicidad de las apuestas demuestra que se empieza por doblar la rodilla ante el monarca y luego se dobla la cerviz ante cualquier poder fáctico o grupo de presión.

Luis González


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *