Sobre el decreto del gobierno sobre los jornaleros

17 abril, 2020 en

 

El Informaciones Obreras Especial nº 5 incluye en su página 4 un extracto del artículo firmado por un dirigente de los agricultores andaluces sobre el significado del Decreto Ley del Gobierno 13/2020 sobre la falta de mano de obra en el campo y el consiguiente peligro de pérdida de recolección de productos agrícolas. Dada su extensión no ha sido posible su total publicación en el IO y es por lo que lo damos a conocer en su totalidad a través de este medio. Esperamos sirva de aclaración a nuestros lectores.



 

Somos AGAMA Bajo Guadalquivir, una organización de agricultores, originariamente creada en Los Palacios y Villafranca, y de ámbito comarcal en el Bajo Guadalquivir, aunque ya con presencia en toda provincia de Sevilla y con contactos en las provincias de Huelva y Cádiz. Igualmente pertenecemos a nivel nacional a Union de Uniones, una organización compuesta por organizaciones agrarias de todo el estado español, y de la cual soy miembro de su comisión ejecutiva como representante de la organización en Andalucía.


Les puedo hablar de la idea que tenemos, desde ambas organizaciones como no puede ser de otra forma, sobre la problemática actual y la repercusión que esta teniendo en el sector agrario.

El actual estado de confinamiento nacional y cierre de fronteras al libre movimiento de personas por el estado español ha provocado, como ya pusimos en conocimiento del propio Ministerio, previniendolo de la situación de falta de mano para recolección que habrían de soportar determinados cultivos y cosechas, donde cuentan con una fuerte presencia de mano de obra extranjera para la realización de dichas labores.


No todas las provincias o comunidades de España soportan en la misma medida esta situación de falta de mano de obra, en la misma medida que no son todos los cultivos los que están expuestos de forma ordinaria a esta eventualidad de recurrir a la contratación puntual de mano de obra de forma masiva y externa. En este sentido, es sabido de la problemática que tiene normalmente el sector agrario para acceder con mayor facilidad a mano de obra, lo que ha llevado a ciertos sectores a la disposición de canales de contratación de mano de obra extranjera, como le digo, ante la dificultad de encontrarla dentro del propio territorio.
En las fechas en las que estamos, y las próximas que vienen, son numerosas las campañas de fresa, cereza, níspero, diversos productos hortícolas, fruta dulce y ajo que entrarán en pleno desarrollo de recolección, y que tal y como le comento, la falta de temporeros disponible para esas tareas de recolección, llegará a representar un problema para las explotaciones afectadas, y a consecuencia, se puede generar un serio inconveniente para la garantía del abastecimiento de determinados alimentos a la población.


Desde Union de Uniones ya instamos al Ministerio a que estudiase la situación sobrevenida y que estableciese procedimientos que garantizasen el paso sin problemas para los trabajadores transfronterizos y estacionales, y mas aún cuando desde la propia Comisión Europea se ha definido a estas personas como críticas para el desarrollo de labores en el ámbito agrario en los diferentes estados, y en el actual estado y circunstancias.


En este sentido, se reclamó al Ministerio a que pusiese en marcha mecanismos necesarios que facilitasen la disponibilidad de mano de obra, tanto nacional, prolongando automáticamente los permisos y contratos de trabajadores temporeros que actualmente están en España, como extracomunitaria, facilitando el movimiento de estos dentro del territorio nacional, siempre, y en todo caso, no relajando lo que al ámbito sanitario se refiere, extremando las precauciones y estableciendo protocolos en la movilidad de las personas para acceder a los campos y centros de trabajo. Debemos tener en cuenta que este nuevo RDL asemeja un contagio por la realización del trabajo a un accidente de trabajo normal, lo que significa la aplicación de todas las reglas de accidentes de trabajo, recargos en las prestaciones a cargo de la empresa, indemnizaciones por fallecimiento o exigencia de responsabilidades civiles o penales. Esto nos lleva a recordar a todos los agricultores que contraten mano de obra para sus explotaciones que siempre pongan todos los medios necesarios de seguridad y salud, mas aun cuando en esta situación a los riesgos laborales normales se añaden los derivados de la epidemia.

Igualmente, la organización solicitó que, como medida para disposición con agilidad de suficiente mano de obra, se autorizase la compatibilidad del cobro de prestaciones de desempleo con el desarrollo de trabajos en el sector agrario. En este sentido, sabemos de la problemática que pueda plantear el contar con mano de obra no especializada en labores agrícolas, si bien llegado situaciones extremas de falta de mano de obra, esta medida puede ayudar a paliar situaciones extremas en las explotaciones agrícolas, pudiendo así garantizar la recolección y el consiguiente abastecimiento de la sociedad.


Otro punto a corregir son las trabas burocráticas que puedan encontrarse los empresarios agrícolas, y en este sentido señalamos que son las mismas administraciones las que complican la aplicación de medidas recogidas en el RDL, ya que éstas habilitan a las administraciones locales como focos de competencia en la contratación para las obras locales financiadas a través de Programas de Fomento de Empleo Agrario, ocasionando realmente la retirada del mercado laboral de desempleados, en muchos casos en coincidencia con las campañas agrícolas.

Para terminar, y como valoración a este RDL, desde Unión de Uniones valoramos y entendemos que las medidas establecidas pueden ayudar a contrarrestar la drástica situación actual de falta de mano de obra, y mas aun cuando parte de las medidas impuestas las veníamos solicitando desde la organización, si bien entendemos que la Administración debería poner algo mas de su parte en cuanto a la responsabilización total a la empresa por los posibles contagios, así como a la eliminación de ciertas trabas burocráticas.
Igualmente, a pesar de valorar positivamente las facilidades expuestas para disposición de mano de obra agraria, esperaremos a ver realmente cuales son los resultados en campo para realizar una valoración totalmente positiva de dichas medidas.

Antonio David De la Rosa Expósito
Ing.Tec. Agrícola / Técnico Asesor AGAMA Bajo Guadalquivir

Representante de Andalucía en la Comisión Ejecutiva de Unión de Uniones


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *