Revista de prensa: Así piensan seguir

23 marzo, 2017 en Actualidad política

Urdangarín paseando por Europa sin siquiera pagar fianza. La infanta, absuelta, recupera 322.000 euros. Rato y Blesa, como Urdangarín. A los demás banqueros ningún juez les quiso molestar. Mientras, sigue habiendo 63.000 desahucios al año. En el reino de Felipe VI la podredumbre solo es superada por la desvergüenza. Recuerda una copla sobre la situación de Cuba antes de la revolución: “Así pensaban seguir ganando el ciento por ciento, forajidos, bandoleros asolaban el país”. Pero la mayoría trabajadora vive una situación insostenible.

Sobre la responsabilidad de la Casa Real

El catedrático de Derecho Penal de la Universidad de Barcelona, Joan J. Queralt, escribe el 17 de febrero en El Periódico de Catalunya, entre otras cosas:

“Estamos ante un caso en que la verdad judicial es más corta que [la realidad]. El mal gusto de boca existente se debe a una convicción razonable: lo más sustancioso de la trama, por sus extensísimos tentáculos, ha resultado inabarcable. […] La extensa interlocutoria de apertura del juicio oral, casi 200 folios, dejó fuera, con poco más de línea y media, a Carlos García Revenga, el vínculo entre la Casa Real, de la que era empleado, y la infanta Cristina de Borbón. Aquí se cegó una vía fundamental.”

“Los jueces no pueden decir ni dar más que lo que las acusaciones piden y si éstas lo prueban. Y éstas no han probado lo que entendían como delitos en Valencia y Madrid. Solo los cometidos en el ámbito de las Islas, y no todos. La ausencia de castigo por no apreciar delito en la infanta Cristina se debe, dice expresamente la sentencia, a que ‘no resultó acreditada su participación en la ocultación del hecho imponible relativo al impuesto sobre la renta’. […] Sin prueba no hay delito. La perversión del sistema actual impone que sin condena no hay reproche político.” Recordemos que las acusaciones eran la Fiscalía y la mafia de Manos Limpias.

Sorpresas en cadena

El mismo catedrático escribía el día 23 en el mismo periódico sobre la libertad sin fianza del cuñado del rey:

“Otra vez fallan las acusaciones. Expresamente, el auto de la Audiencia menciona que, aparte de la gravedad de la pena, no han argumentado ni probado ningún otro elemento motivador de una medida cautelar más grave que la adoptada”

– Una vez dictada sentencia con pena grave de prisión, sustentar que no existe riesgo de fuga porque hasta ahora los condenados no se han fugado, es arriesgado. Antes no había condena.

Choca que se mantenga el arraigo de Urdangarín en España cuando vive en Suiza. Choca que las restricciones impuestas a Torres sean más férreas […] Urdangarín puede moverse libremente por la Unión Europea. Su exsocio solo puede salir de España con permiso.”

Las medidas reales (fianzas, avales, embargos…) se remiten a un momento posterior.

– Los condenados recurrirán. ¿Qué hará la fiscalía? ¿Anunciará recurso el fiscal Horrach? […] A ver si tenemos otra sorpresa y la acusación pública deja que el proceso siga como si no fuese con ella.”

“La ley es igual para todos menos para Urdangarín”

Lo escribía Virginia Miranda, redactora de El Siglo, que desmenuzaba: “De esa petición (fiscal) de 19 años y medio de cárcel a la prisión preventiva eludible bajo fianza de 200.000 € solicitada por (el fiscal) Horrach y rebajada a la mínima expresión por la Audiencia […] [las] penas representan un tercio de la petición, considerable merma que queda diluida en un fallo, en general a la baja”, lo que también afecta a los otros 17 condenados. El ex duque “ha sido absuelto de varios delitos que se le imputaban en relación con sus actividades en Baleares, la Comunidad Valenciana y Madrid”. La multa “le sale a devolver a Cristina de Borbón […] le reintegrarán 322.000 euros”

La situación de Urdangarín, privilegiada si se compara con otros condenados por casos de corrupción semejantes, sienta un precedente cuanto menos preocupante, También la de la Infanta, que da argumentos y razones a las defensas para basar sus estrategias en el ‘amor ciego’.

Para valorar la excepcionalidad basta fijarse en otros dos casos muy sonados. Jaume Matas ingresaba en julio de 2014 en la cárcel de Segovia para cumplir una condena de nueve meses por tráfico de influencias […] Isabel Pantoja dijo: ‘Yo no fui consciente del dinero que me metían, soy igual que la infanta, excepto que no tengo nada al 50% con nadie’. […]

Juan Carlos Navarro, abogado defensor del cabecilla de la trama [Gürtel] que salpica al PP, anunciaba que en el recurso al Tribunal Supremo invocará la sentencia del caso Nóos para advertir sobre la ‘desproporción’.”

“2,3 millones de euros. Ese dinero fue el origen de la imputación inédita de un miembro de la Familia Real española. De dos. De la abdicación de un rey. Del destierro de una infanta. Del juicio a una infanta. Y de un ‘martirio’, el caso Nóos, al que aún le queda recorrido.”

Ahora también Rato

Como si la sentencia y el auto “borbónicos” de la Audiencia de Palma fuesen contagiosos a todos los bribones de la Corte, los ciudadanos conocieron con cierto pasmo que la Audiencia Nacional dejaba en libertad sin fianza a los principales condenados por las tarjetas black Rato y Blesa, Y sin embargo “el fiscal anticorrupción Alejandro Luzón había solicitado al tribunal el ingreso en prisión de Blesa, eludible con una fianza de hasta 100.000 euros”, pues Blesa “está imputado en el caso de los sobresueldos (el fiscal le pide 4 años de prisión) y en la pieza separada del caso Bankia sobre las participaciones preferentes” y sobre él “pesa una investigación de la fiscalía por blanqueo de capitales en conexión con unas sociedades radicadas en las Islas Vírgenes.”


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *