Por un estado democratico en Palestina

28 mayo, 2020 en Comunicado, Internacional

 En el IO Especial nº 11 en su pagina nº 11 contiene el extracto de la declaración  de diversos militantes, de distintas corrientes políticas que luchan por un estado democrático en Palestina. Dado la imposibilidad de exponerlo en todo su contenido en el periódico lo damos a conocer a través de este medio a todos nuestros lectores.



 

Con ocasión del 72º aniversario de la Nakba, enterramos las ilusiones y nos levantamos de nuevo

El 11 de mayo, militantes de diferentes grupos que comparten el objetivo de la constitución de un Estado democrático en Palestina se reunieron en videoconferencia a iniciativa de la Campaña por un Solo Estado Democrático (ODSC). El resultado inmediato fue la publicación de la declaración común , en vísperas del 72º aniversario de la Nakba[1], que publicamos a continuación.

 

 

Durante los últimos 72 años, el proyecto sionista no ha cesado en su campaña colonialista de expansión, de apropiación de tierras, de limpieza étnica y asesinatos, una campaña que acompaña a Israel desde su reconocimiento como Estado legítimo por Naciones Unidas en 1948. Producto del colonialismo de asentamientos, el sionismo era un proyecto intrínsecamente violento y brutal. El colonialismo de asentamientos se basa, al fin y al cabo, en la eliminación de los autóctonos y su sustitución por el Estado colonizador. La «paz» en semejante proyecto colonial es una ilusión. Se trata solo de la destrucción, ya sea física o cultural, de la población indígena. Desde la Nakba, los palestinos se han visto confrontados a una expansión colonial sistemática, fragmentando la tierra, separando y encarcelando a las comunidades indígenas mediante una compleja infraestructura de autopistas y colonias fuertemente controladas por el aparato militar israelí, y fortificadas hoy tras el muro del apartheid. En los últimos años hemos visto la transformación del extremismo étnico-nacional y del «genocidio progresivo» en una política oficial del Estado, institucionalizada con la infame ley del «Estado-nación del pueblo judío» y la anexión inminente de amplias zonas de Cisjordania, apoyadas  por los gobiernos imperialistas y facilitadas por los regímenes árabes colaboracionistas. El pueblo palestino se ha defendido noblemente y ha resistido a su opresión desde el principio, utilizando todas las herramientas a su alcance. Los sacrificios que ha hecho y continúa haciendo esta nación no tienen límites. El rechazo del sometimiento, la lucha por la liberación y una vida digna son incansables. Nuestro movimiento de liberación nacional, encarnado por la OLP, ha situado la lucha palestina en el centro de la atención mundial. Nuestra lucha en tanto que pueblo colonizado que pelea por su liberación no se libra solo contra el sionismo y los gobiernos imperialistas que lo apoyan, sino que se suma a otras decenas de luchas en Asia, África y América Latina, que siguen combatiendo a las fuerzas del neocolonialismo y del capitalismo. El movimiento de liberación de Palestina es parte integrante de esta lucha mundial.

Las presiones ejercidas sobre la OLP para comprometer las aspiraciones de los palestinos en la creación de un bantustán desgajado, empobrecido y no soberano en Gaza y en parcelas de Cisjordania en nombre de la «paz» son solo un intento de desviar al pueblo palestino de su lucha de liberación.  Tal es el sentido de los catastróficos acuerdos de Oslo y sus ilusorios dos Estados, que todo el mundo considera hoy una artimaña. Entretanto, el proyecto colonialista ha cimentado su verdadera naturaleza de asentamientos en todo el país y, al institucionalizar la división de los palestinos, ha debilitado a la OLP como herramienta de emancipación. Hoy, en la Palestina histórica, continúa la lucha contra un régimen de apartheid decidido a extender formalmente su poder a toda Palestina. En este 72º aniversario de la Nakba palestina y árabe, renovamos nuestro llamamiento a dinamizar de nuevo la causa palestina y sus instituciones de liberación.  Llamamos no solo a la derrota del proyecto colonialista de apartheid del sionismo, sino también a la creación de un solo Estado democrático desde el Jordán hasta el mar, capaz de garantizar la seguridad, la igualdad y la prosperidad de todos sus ciudadanos, independientemente de su nacionalidad, su origen y su religión, así como el retorno de los refugiados. Llamamos a todos los agentes de la sociedad civil –sindicatos, grupos universitarios, instituciones religiosas, personalidades intelectuales y culturales, organizaciones políticas, grupos de base y otros- a unirse a nosotros en nuestra lucha común por la liberación, la democracia, la igualdad y la justicia social en la Palestina histórica.     

 

 

 

[1] Nakba: «catástrofe» en árabe, término que designa la campaña de limpieza étnica de Palestina ligada a la creación del Estado de Israel.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *