No a la guía “bioética”

22 abril, 2020 en Internacional

 En el Especial informaciones Obreras nº 6 en su pagina 11 contiene  un resumen del editorial del periodico de Mexico,  El Trabajo, por falta de espacio no se pudo reproducir en su integridad y lo damos a conoer en este espacio a todos nuestros lectores. Esperamos que sirva para entender la situacion en ese pais como consecuencia del Covid-19



 

¡¡Sí hay recursos para dotar a todos los centros de atención!!

Para ello: Suspender el pago de la deuda pública, ajustar el porcentaje de impuesto que pagan las compañías imperialistas

 

La pandemia del coronavirus COVID-19 sigue su curso, causando estragos particularmente entre la población pobre y enferma de todo el planeta. Más de 2 millones de contagiados y más de 300 000 muertos hasta hoy 18 de abril..

En nuestro país se anuncia la tercera fase, al mismo tiempo, el Consejo de Salubridad General anuncia que en las zonas donde la pandemia ha sido débil podrán recomenzar las actividades productivas.

El CSG presentó el 14 de abril lo que llamó “Guía Bioética de asignación de recursos de medicina crítica” en la que ordena a los doctores que combaten la enfermedad y trabajan en los centros hospitalarios, la forma de proceder ante la posible escasez de medios (ventiladores pulmonares, etc.).

La “guía bioética” suscitó intensas críticas. Ante eso, ahora le llaman “Proyecto Guía de Triaje para la asignación de Recursos de Medicina crítica”, que en esencia traza la misma orientación.

En la guía se indica (ordena) al médico que, en caso de falta de recursos, por ejemplo, de un ventilador pulmonar, si hay dos pacientes, se debe preferir a uno tomando como referencia “la edad, riesgos de comorbilidad y en caso de empate, el azar”.

Más allá del azar, en el caso de que haya diferencias de edad, por ejemplo, un paciente que tenga 80 años y otro 20, el Código dice que “el primero vivirá siete años y el segundo 65”, en consecuencia, se deberá preferir al segundo.

Un argumento central utilizado por estos “jefes” es, dicen ellos, la falta de recursos y la escasez de material.

Uno de esos funcionarios se atrevió a poner como ejemplo a Estados Unidos y al gobierno de Trump. Según ese “científico”, en ese país, la falta de recursos lleva también a tomar decisiones parecidas. Trump va a dedicar 2 billones de dólares para bene ciar al capital financiero y a las grandes empresas, no le importan en lo más mínimo el pueblo o los trabajadores norteamericanos. En ese país los que tienen más altos porcentajes de defunciones son las poblaciones negra y latina, los pobres. Están también los “muertos invisibles” como dicen los propios familiares aquí en México, los indocumentados, que ni siquiera pueden asistir a los hospitales por falta de documentos.

¿EN VERDAD HAY ESCASEZ DE RECURSOS? VEAMOS

Mientras en el Consejo General de Salud hablan de escasez y de la guía “bioética”, los trabajadores de la salud protestan por la falta de medios de atención y los obreros, principalmente en las maquiladoras, exigen: “¡mándennos a casa!”, “¡queremos vivir!” como ocurre en Foxconn, en Ciudad Juárez.

Mientras, la crisis sigue el mismo guion que en ocasiones anteriores: los pobres se vuelven más pobres, la clase media se reduce; los grandes ricos concentran una inmensa riqueza, reciben los intereses de la deuda pública o sacan su dinero del país. Amenazan con alrededor de 2 millones de despidos.

  1. Concentración. La fortuna de las cinco familias más acaudaladas del país equivale al 100% de los ingresos que reciben en un trimestre las 35 millones de familias mexicanas existentes. Lo anterior, aunque son conceptos distintos, refleja la enorme desigualdad que hay en México. Según datos de la revista Forbes México, la riqueza de las familias de Carlos Slim, Ricardo Salinas Pliego, Germán Larrea, Alberto Baillères y María Asunción Aramburuzabala asciende a un billón 736 000 millones de pesos.
  2. Fuga de capitales. Durante marzo pasado inversionistas extranjeros sacaron del país 166 540 millones de pesos al deshacerse de títulos de deuda gubernamental. (…). En este contexto resulta obligado plantear la suspensión de los pagos de la deuda externa no sólo de las naciones más pobres, como la acordada por el G-20 el pasado miércoles, sino también de los estados con economías intermedias, como las de Argentina, Brasil, India, Indonesia, México, Nigeria, Tailandia y Turquía. (Editorial de La Jornada, 17 de abril de 2020).
  3. Intereses. En cuanto al costo financiero de la deuda de 2020, que se refiere al pago de comisiones, intereses y amortizaciones de la deuda, Hacienda calcula destinar 732 900 millones de pesos, lo que equivale al 12% del presupuesto público de este año, casi 6 veces el gasto que fue presupuestado para salud en 2020 que es alrededor de 130 000 millones de pesos.
  4. Impuestos. ¿Cuánto pagan los empresarios? Según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), “México es el país con menor ingreso fiscal dentro de la (OCDE) y uno de los países con peor recaudación en Latinoamérica. Y esto se re ere en primer lugar, a las grandes empresas”.

Si se consideran los impuestos que recaudan las entidades federativas, las contribuciones a la seguridad social, el porcentaje de ingresos tributarios en proporción del PIB es solamente de 16%, que se compara muy desfavorablemente con países de desarrollo económico similar.

Por ejemplo, en Chile es de 20%, en Argentina, Brasil y Uruguay es de alrededor de 30%. El promedio de los países de la OCDE, a la cual pertenece México, es del 34%.

  1. Fondos extra. El presidente ordenó la extinción de los fideicomisos públicos lo que permitiría disponer de recursos, sin embargo, anuncia que una parte de esos recursos serán para pagar la deuda pública. En lo que toca a otra fuente de recursos, el Excedente de Operación del Banco de México, por ley el 70% debe dedicarse a pagar deuda.

SÍ, SI HAY RECURSOS PARA TENER VENTILADORES…

Como vemos, el país tiene recursos para enfrentar la pandemia, para disponer de ellos es necesario suspender el pago de los enormes intereses de la deuda pública, más de 700 000 millones de pesos se pagarán este año, además, cobrar los impuestos que han defraudado las 15 empresas denunciadas por el mismo López Obrador y ajustar el porcentaje de los impuestos (increíblemente bajo) que pagan las grandes empresas imperialistas en México.

El gobierno de López Obrador anuncia que habrá 20 vuelos a China para traer el material que se necesita. ¿No es esto contradictorio con las declaraciones de los responsables del Consejo General de Salubridad que establecen un reglamento para definir qué pacientes serán atendidos y qué pacientes morirán por falta de recursos tecnológicos y materiales para su cuidado?

Los responsables del Consejo, el señor Gatell, presentan todos los días, en las conferencias de prensa, una gran cantidad de gráficas en las que muestran las tendencias de contagiados, asintomáticos, pacientes graves, personas muertas, etc., ¿cómo pueden hablar de que pueden faltar instrumentos para atender a los enfermos, si la pandemia sigue creciendo? ¿Acaso no es posible adelantarse a la curva, comprando, produciendo en su caso los medios e instrumentos para dar atención a todos los pacientes independientemente su edad, de su estado de salud…?

LA ÉTICA TIENE UN CONTENIDO SOCIAL, DE CLASE

Los señores del Consejo General de Salud buscan que el pueblo mexicano acepte los lineamientos del tal Código “bioético” y que crea que ese documento tiene fundamentos científicos, hasta incluyen a un filósofo para convencer (imponer) al cuerpo médico las orientaciones para decidir quienes deben vivir y quienes deben morir.

La ciencia busca conocer los fenómenos, las leyes de la naturaleza que sirven para poder dominarla. La Ética es la justificación del objetivo de esa dominación de la naturaleza.

Los señores del CGS basan su “ética” en la presunción (falsa) de la escasez de recursos, tratan ante todo de defender los criterios del presupuesto federal que tiene como prioridad entre otras cosas, el pago de los enormes intereses de la deuda pública creada por los gobiernos anteriores, corruptos y entreguistas, y mantener los bajos impuestos de las multinacionales… Es una ética que respeta los intereses del capital.

“PRIMERO ES EL PUEBLO Y DESPUES…EL PUEBLO”, ¿DE VERDAD SEÑOR PRESIDENTE LOPEZ OBRADOR?

La proposición de López Obrador de “primero el pueblo y después el pueblo” será sometida a la prueba de los acontecimientos.

Nosotros decimos: “¡no a la guía bioética que es un lineamiento contra el pueblo!”.

Usted señor presidente puede echar abajo esa guía “ética” y sus concepciones y reivindicar la defensa de la libertad de los médicos para actuar conforme a los intereses de los pacientes. Ninguna política administrativa puede imponer criterios a los médicos para atender a las pacientes sin tutela de las autoridades.

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *