México: Declaración sobre los migrantes sudamericanos y centroamericanos

Reproducimos a continuación la declaración que han emitido compañeros de México a través del periódico “El Trabajo” sobre las columnas de migrantes que se dirigen a Estados Unidos.

“¡No somos criminales, déjennos entrar, queremos trabajar!”

Peña Nieto: “México no permitirá el ingreso de manera irregular y menos violenta”

Trump: “Enviaré al ejército a la frontera sur”

“¡No somos criminales, déjennos entrar, queremos trabajar!”, coreaban los trabajadores migrantes centroamericanos que marchan hacia Estados Unidos, al ser atacados con gases y macanas en el puente internacional por policías federales mexicanos el 19 de octubre, en la frontera entre México y Guatemala.

Esa fue la respuesta del gobierno de Peña Nieto, sin embargo, hasta cierto punto ha fracasado ante la resistencia y heroicidad de los miles de migrantes hondureños.

¡Un hecho sin precedente!: miles de migrantes no solo se han agrupado sino que han resistido y enfrentado a la policía mexicana y se niegan a retroceder en su propósito de cruzar México para llegar a Estados Unidos.

La Caminata Migrante partió el 13 de octubre de San Pedro Sula, a 180 kilómetros de Tegucigalpa. El recorrido es de más de 4.500 kilómetros para llegar a Estados Unidos. Hasta ahora los más de 7.000 migrantes han cruzado El Salvador, Guatemala y ayer ingresaron a México.

¿Acaso no tienen como tarea, las mayorías legislativas que Morena ha forjado en las cámaras de diputados y senadores, fruto del voto del 1 de julio, legislar de inmediato para ratificar y acentuar el derecho al libre tránsito, el derecho a marchar sin ser objeto de ataques de los diversos cuerpos represivos del gobierno de Peña Nieto y garantizar el techo, la alimentación y el recorrido de los trabajadores migrantes que marchan a Estados Unidos?

A la vez, las organizaciones de migrantes, los sindicatos y organizaciones políticas y campesinas de todos los países concernidos tienen la tarea de unir sus fuerzas para proteger a sus hermanos de clase social. “Somos trabajadores internacionales”, afirmaba uno de los organizadores.

TRUMP: “DEBO PEDIR A MÉXICO QUE DETENGA ESE AVANCE”

Trump, por su parte, lanzó duras amenazas contra los migrantes y los gobiernos de México, Honduras, El Salvador y Guatemala, al decir:

“Debo, en los términos más firmes, pedir a México que detenga este avance, y si no logra hacerlo, ¡llamaré a los militares y cerraré nuestra frontera sur!”.

Respecto a los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala amenazó suspender la ayuda de unos 130 millones de dólares anuales en total (18 de octubre).

Al mismo tiempo, aprovechó la oportunidad para atacar a sus rivales del Partido Demócrata porque en menos de tres semanas habrá elecciones en Estados Unidos y los republicanos temen perder la cámara de diputados.

Sin embargo, si bien el problema tiene su ángulo electoral, su causa esencial es la política general del gobierno de Estados Unidos.

Por ejemplo, la máquina de deportación que maneja Trump empezó a construirse en los gobiernos de Clinton (demócrata), Bush (republicano) y Obama (demócrata).

Este último, por ejemplo, en sus ocho años de gobierno, deportó a más de 5.2 millones de personas.

Trump ha añadido medidas bárbaras contra los migrantes que viven en Estados Unidos muchos de los cuales temen ser detenidos y deportados en cualquier momento. Trump ha puesto en pie la política de tolerancia cero, ha aislado a los niños de sus padres y los ha enjaulado

Ha enviado a Mike Pompeo, secretario de Estado, a detener la caravana de miles de hondureños y a amenazar a los gobiernos del Triángulo Norte de Centroamérica y a México.

Es un crimen más del gobierno de Peña Nieto, que va a pagar tarde o temprano, atacar a las familias centroamericanas con gases y macanas.

También el gobierno de Honduras obedeció a Trump y Pompeo lanzando a sus policías contra miles de nuevos migrantes que pretenden unirse a la caravana.

CENTROAMÉRICA Y LA MIGRACIÓN

Como ocurre con los migrantes que llegan a Europa provenientes de África y Asia, la responsabilidad del fenómeno de migraciones masi- vas reside en los propios gobiernos imperialistas que con sus guerras, sus tratados “de libre comercio”, la manipulación de los precios de las materias primas, la desreglamentación y la privatización de las empresas públicas, han creado condiciones de extrema pobreza en sectores más y más numerosos de la población, y de violencia sin precedente.

En Centroamérica las causas de la migración son: la caída de los precios del café, del azúcar y de otros productos primarios, la violencia, los tratados comerciales como el Tratado de Libre Comercio entre República Dominicana, Centroamérica y Estados Unidos de América firmado ente 2006 y 2009, así como las medidas de privatización y desreglamentación aplicadas por los gobiernos para adaptar las economías a los intereses de los monopolios imperialistas,

La industria incipiente y la agricultura de las naciones centroamericanas no tienen tamaño suficiente para enfrentarse con los monopolios imperialistas que dominan el mercado mundial.

Las transnacionales que se asientan en los países centroamericanos solo están ahí por la ganancia y si hay millones de personas a las que no pueden explotar con una determinada tasa de ganancia, simplemente las consideran sobrantes y literalmente las violentan y las expulsan.

Incluso, Venezuela, que no tenía grandes flujos emigratorios y que al contrario recibía migrantes de Colombia, ahora tiene miles de emigrantes debido al cerco económico y financiero creada por el gobierno Trump y antes por el de Obama que mediante una ley interna definió al gobierno venezolano como “amenaza para la seguridad de Estados Unidos”.

En Honduras, el golpe de estado contra el presidente Manuel Zelaya en junio de 2009 y el fraude electoral de noviembre de 2017 crearon una situación de extrema violencia y de falta de empleo que explica la explosión social de abandono del país de miles de trabajadores con sus familias, “cueste lo que cueste”.

LÓPEZ OBRADOR: ‘UN PROYECTO DE INVERSIONES CONJUNTAS”

López Obrador propone un proyecto de “inversiones conjuntas entre México, Canadá y Estados Unidos para potenciar el desarrollo de los pueblos de Centroamérica y México que permita frenar la migración con desarrollo y empleo”.

Específicamente, “Es un plan de cortinas, para ir reteniendo a los mexicanos y centroamericanos en sus pueblos, en sus regiones, que nadie se vea obligado a emigrar”, expresó López Obrador. “Ahora vamos por la cooperación para el desarrollo, es decir, trabajo y bienestar para los pueblos de Centroamérica y de nuestro país, como opción no coercitiva al fenómeno migratorio”, indicó.

Sin embargo, para lograr ese tipo de planes y garantizar el libre tránsito de los migrantes se requiere la acción decidida de los trabajadores y sus organizaciones, de los países involucrados.

RESPONSABILIDAD DE LAS ORGANIZACIONES DE TRABAJADORES Y DEMOCRÁTICAS, POLÍTICAS Y DE MIGRANTES

La lucha por socorrer a los “refugiados” –nuestros hermanos de clase– está relacionada con el combate político de la clase trabajadora en México por la democracia y la soberanía nacional, por la abrogación de las contrarreformas.

A la vez, la lucha por los trabajadores migrantes y sus familias solo puede establecerse con eficacia, en el plano internacional.

Es necesaria la lucha unitaria con las organizaciones de trabajadores y de defensores de los migrantes en los Estados Unidos, para pugnar por el libre tránsito y que los migrantes sean recibidos en Estados Unidos y, finalmente, para abrir la vía a un desarrollo económico, industrial y agrícola en Centroamérica y México.

En el caso de nuestro país, los representantes de la mayoría encabezada por Morena en las cámaras legislativas tienen la responsabilidad de legislar sobre el problema ratificando y ampliando el derecho de libre tránsito y el derecho de asilo sin las brutales restricciones que hoy utiliza el gobierno entreguista de Peña Nieto obedeciendo las ordenes de Trump.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *