Llamamiento de la Union General de Trabajadores de Argelia (UGTA) y del Partido de Trabajadores (PT) de Algeria

16 noviembre, 2014 en Internacional
Levantamiento total e inmediato del bloqueo de Gaza
Cese inmediato de todas las medidas de guerra contra Gaza

Descarga en formato PDF

Los pueblos, los trabajadores del mundo entero están aterrorizados ante la masacre y la destrucción masiva que Israel y su ejército han impuesto a Gaza, a todo el pueblo palestino, lanzando contra ellos un diluvio de fuego. Durante 51 días, alrededor de 2.150 muertos y 12.000 heridos graves, 20.000 viviendas destruidas que han dejado al 25% de los habitantes de Gaza en la calle, todas las infraestructuras básicas destruidas (escuelas, hospitales, fábricas, carreteras, universidades, etc.)  acarreando la destrucción de 200.000 empleos. Es un balance macabro.

Los pueblos y los trabajadores de todo el mundo no aceptan que la mayoría de los gobiernos occidentales, empezando por la administración Obama, puedan armar y apoyar a Israel, culpable de un verdadero genocidio

Los trabajadores y los pueblos no aceptan que muchos gobiernos y especialmente cierto número de regímenes árabes del Oriente Medio sean cómplices de este crimen contra la humanidad.

¿Tiene derecho a vivir el pueblo palestino? Porque lo que exige el pueblo palestino es lo que exigen los pueblos de todo el mundo: la tierra, la paz, la libertad, restablecer su unidad como nación.

En todos los continentes, especialmente en Europa, en los Estados Unidos, en América Latina, en el Magreb, en el Oriente Medio, en Japón, en Pakistán en Sudáfrica, etc., masivas manifestaciones que han reunido a decenas de miles de trabajadores y de jóvenes han exigido el cese de las masacres, el cese de los bombardeos, el levantamiento del bloqueo que estrangula a Gaza desde 2006.

Y mientras miles de judíos israelíes se manifestaban también en Tel Aviv para denunciar la guerra contra Gaza, centenares de judíos supervivientes del genocidio nazi y sus descendientes en Europa y en los Estados Unidos han declarado:

“Como judíos supervivientes –y descendientes de supervivientes– del genocidio nazi condenamos sin ambages la masacre de los palestinos de Gaza así como la ocupación y colonización ininterrumpidas de la Palestina histórica (…)

Nada puede justificar el bombardeo de los refugios de la ONU, de las viviendas, de los hospitales y de las universidades. Nadie puede justificar que se prive a la gente de agua y de electricidad. Debemos unir nuestras voces y usar colectivamente lo que esté en nuestras manos para acabar con toda forma de racismo como el genocidio del pueblo palestino (…)

‘¡Nunca más esto!’ debe significar ¡Nunca más para nadie!”

Tienen razón. Y la movilización internacional ha ayudado a que la resistencia del pueblo palestino imponga a Israel un retroceso que incluye el levantamiento parcial del bloqueo y el cese de los bombardeos.

Pero la agresión israelí contra el magullado pueblo palestino continúa con detenciones masivas, asesinatos e incursiones del ejército israelí, con el mantenimiento del bloqueo y la confiscación de tierras palestinas para extender las colonias judías llevando al hambre a las poblaciones palestinas agravando su situación de guetos.

Al tiempo, los habitantes de Gaza, totalmente devastada, se encuentran en una extrema miseria, desprovistos de techo, de alimentos, de agua, de electricidad. Es decir, en peligro de muerte.

La UGTA y el Partido de los Trabajadores, que organizan en Argelia la movilización obrera y popular en defensa de Gaza, se dirigen solemnemente a todas las organizaciones del movimiento obrero internacional, del norte al sur y del este al oeste, a todos los militantes, a todos los defensores de las libertades democráticas, de la paz y la fraternidad entre los pueblos:

Exijamos juntos la satisfacción de las aspiraciones vitales del pueblo palestino.

Apoyemos la aspiración unánime del pueblo palestino “no queremos morir a fuego lento”.

No puede haber paz sin el levantamiento incondicional total e inmediato del bloqueo, sin la reconstrucción de las fábricas, de las infraestructuras y viviendas destruidas, sin el restablecimiento incondicional del derecho a la pesca, sin el derecho a tener puertos, un aeropuerto, sin medios para los hospitales y las escuelas, sin derecho al empleo, sin derecho de los agricultores a cultivar sus tierras, sin derecho a la electricidad y al agua..

No puede haber paz  sin el cese de la represión, sin la liberación de los detenidos, entre ellos 262 menores, numerosas mujeres y enfermos.

Afirmamos: es responsabilidad en particular de las organizaciones del movimiento obrero del mundo entero parar el brazo cómplice de todos los gobiernos que apoyan a Israel, su ejército y su locura asesina.

Sobre esta base llamamos a tomar todas las iniciativas necesarias para conseguir que cese esta locura criminal.

Argel, 14 de septiembre 2014

Abdelmayid Sidi Said,

secretario general Union General de Trabajadores de Argelia

Luisa Hanune,

secretario general Partido de Trabajadores


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *