La razón de Estado

31 marzo, 2017 en Edición Impresa, Editorial

Editorial de la edición impresa – nº 314 (1 de abril de 2017)

El impacto político de la batalla ganada por los estibadores en los días pasados ha marcado toda la situación política de nuestro país.

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reitera en una entrevista a El País (domingo 26) un llamamiento acuciante al “bipartidismo” recordando su propuesta de gobierno de coalición. Se dirige a la dirección del PSOE, incapaz por el momento de desempeñar un papel de “estabilización” necesario para el régimen. Busca un apoyo necesario para continuar la política dictada por el capital financiero, de ataque a las conquistas sociales, de desmantelamiento del régimen de pensiones y de frente constitucional contra el pueblo de Cataluña, o sea contra todos los pueblos.

No es costumbre nuestra, como periódico obrero, interferir en los debates internos de partidos que se reclaman de la clase trabajadora, pero el proceso abierto en el PSOE preocupa a la inmensa mayoría de la población explotada y oprimida.

¿Qué está en juego?

Después del desalojo de Pedro Sánchez en octubre la gestora ha hecho lo imposible para permitir que Rajoy gobierne.

La gestora lanzó el 25 de marzo su ponencia para el Congreso que debe celebrarse el 16 y 17 de junio. Lo más significativo es el cierre de filas con el aparato de Estado contra los derechos de los pueblos. La Gestora allana así el camino a la candidatura de Susana Díaz, la cual el domingo 26, en Madrid, se rodeó de los dirigentes que con su sumisión a los bancos y los franquistas más han hecho por hundir al Partido Socialista, empezando por Felipe González.

Se juramentaron para impedir por todos los medios que el Partido Socialista pueda romper con el PP y tender la mano a los sindicatos y otras fuerzas para conjuntar las reivindicaciones de los trabajadores con los derechos de los pueblos.

Cuando el clamor de la clase es recuperar los derechos perdidos, derogar la reforma laboral, el articulo 315.3, la ley Mordaza, la LOMCE, defender el sistema de pensiones, cuando pueblos como el catalán exigen poder decidir, Susana Díaz afirma que quiere gobernar para que todo siga igual, para que puedan seguir concentrando el poder de decisión el capital financiero e instituciones que vienen de la Dictadura.

Esto es lo que está en juego en el Congreso del PSOE, pero es también lo que atraviesa toda la sociedad. La evidente incompatibilidad entre los derechos de los trabajadores y los pueblos y el régimen monárquico defensor del capital financiero y de una España cárcel de pueblos.

En el movimiento obrero y particularmente en los sindicatos se vive esta disyuntiva: o acción unida para recuperar los derechos perdidos o continuidad de la política de concertación con el PP y falso dialogo social.

Esto es lo que está en juego.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *