Insurrección en Honduras contra las medidas dictadas por la FMI

Damos a conocer a nuestros lectores la situación del país centro americano de Honduras, información que ocultan, premeditadamente, los medios de comunicación oficiales en nuestro país, con la entrevista a una profesora universitaria de Honduras, militante sindical, la respuesta del pueblo de Honduras a las medidas de recorte dictadas por el FMI y la reacción de carácter obrero e insurrecional.

El gobierno del actual presidente Juan Orlando Hernández (JOH) decidió este miércoles 19 de junio poner en práctica las medidas sobre la privatización de la sanidad y la educación dictadas por el FMI. Una verdadera insurrección obrera y popular ha estallado. Entrevistamos a una profesora universitaria hondureña, afiliada sindical, en relación con la convulsa situación que atraviesa el país centroamericano en la actualidad (atendiendo a su petición, optamos por no publicar su identidad).

Recordemos: el 28 de junio de 2009 un golpe de Estado, avalado por la Corte y el Tribunal Supremo, depuso al presidente Manuel Zelaya. Su supuesto delito era que había decidido organizar un referéndum para cambiar la constitución y poder convocar una Asamblea Constituyente. Tras el golpe, el país está sumido en una crisis permanente, con elecciones fraudulentas, multiplicación de la miseria por los planes de ajuste y la transformación del país en una amplia zona franca, producto del tratado de libre comercio de la región centroamericana con Estados Unidos. La inmensa mayoría de la juventud y la población trabajadora solo tiene como salida emigrar hacia el norte. La multiplicación de bandas (las maras), producto de la descomposición social, han transformado la sociedad hondureña en un polvorín.

El levantamiento de todo un pueblo busca impedir el desmantelamiento de los servicios públicos esenciales y restablecer la soberanía nacional la independencia frente al imperialismo, condición para el desarrollo económico y para el establecimiento de relaciones de cooperación con los países centroamericanos vecinos.

Información Obrera: Aunque no aparece en los grandes medios de comunicación, la sociedad hondureña está en un proceso muy amplio de movilizaciones, ¿verdad? ¿Por qué ocurre y cómo se ha ido desarrollando?

Hemos tenido unas jornadas intensas en el país. Se tiene más de un mes de manifestaciones con momentos bastante álgidos, críticos, debido a las dificultades para poder conciliar acuerdos en educación y salud. La lucha inicia por decretos ejecutivos que el congreso nacional emite, donde facilita la injerencia de unas comisiones en el sector salud y en el sector educación, para que pudieran tomar decisiones con respecto a ambos sectores. Y eso afectaba los gremios y esa fue la primera parte de la agenda de la lucha.

Luego, conforme fue pasando el tiempo, se fueron vinculando otros temas, otros aspectos y ahora ya tiene dimensión mucho más amplia. Se han ido uniendo de manera paulatina otros sectores, el sector transporte en su momento se unió, el sector estudiantil universitario se unió, se han unido estudiantes también de otra universidad nacional que es Pedagógica, especialmente porque es la que nutre digamos más al gremio magisterial. Y se han venido sumando otros bloques populares que se han ido formando en torno a temas como por ejemplo combate a la corrupción, el tema de la impunidad entre otros.

IO: ¿Cómo se han concretado las protestas?

Cada semana ha habido plantones, ha habido diferentes manifestaciones de protesta, han sido en algunos casos bastante bastante críticas, porque se han tomado carreteras, las principales carreteras que son las que abastecen la economía del país. Se tomaron las carreteras que provienen de los puertos y obviamente se desabasteció el país en varios temas. Uno de ellos ha sido el combustible, luego también ha habido otros repertorios en barrios, en colonias, en el interior del país ha habido manifestaciones latentes durante semanas y mucha población aglutinada, molesta, inconforme.

IO: ¿Se trata sólo únicamente de cuestiones sectoriales o el trasfondo tiene que ver con la ilegitimidad de este gobierno, que entronca con el golpe de 2009?

Il tema en agenda ya no es únicamente la problemática del sector salud y educación, sino que la problemática es que el gobierno no es legítimo y que debe cesar. Se pide que el presidente dimita y no hay claridad exactamente de cómo va a ser la gobernanza, si él deja de ser presidente, si se da golpe de Estado, etc. Estamos ante una crisis que eso tiene repercusiones de todo tipo, en la universidad estamos teniendo interrupciones semanales, se logra dar clases uno o dos días a la semana, los otros días permanece cerrada.

Incluso en el empresariado, donde hay un sector que es más clientelar del Estado y aboga por que el presidente se mantenga, apoyando sus decisiones, hay otro sector importante que está bastante molesto, disconforme con las disposiciones que el presidente ha estado tomando en los últimos años y que obviamente no estaban de acuerdo con su reelección. Lo último, que ha sido el pico de la crisis política es el hecho de que dentro de las fuerzas de represión del Estado que son la policía y otras franjas que se han creado, se han confrontado por diferencias y son quienes tienen las armas, se han amotinado, poniendo en precario la seguridad de la población.

IO: Dada la falta de legitimidad del presidente y la voluntad decidida de la población rechazándolo, ¿se prevé un agravamiento de la situación?

Obviamente no se dejan de esperar situaciones graves. Por ejemplo saqueos comerciales, suspensión de la energía eléctrica, desabastecimiento de algunos productos básicos, como escasez de gasolina: la mayor parte de la gente se quedó ayer sin ella y tuvo que dejar los vehículos en las carreteras. Y todo eso genera mayor inseguridad, más incertidumbre, estrés, ansiedad en la población, miedo, temor. Ya no hay gobernanza y la legitimidad del presidente para la toma de decisiones ha caído rotundamente. Yo veo aquí una ruta muy parecida a la que ocurrió en 2009 se empezó a franquear, desde unos meses antes se veían también todos estos aspectos y aun así no creíamos que fueran a dar un golpe de Estado y lo dieron. En el 2009 lo llamaron sucesión presidencial y denominaban “crisis política”, y por mucho tiempo lo denominaron de esa forma. Los militares estuvieron presentes en todo el proceso. Obviamente esto tiene serias consecuencias en todos los sentidos y ya tenemos diez años estar viviendo esto. Hace diez años justamente, el 28 de junio se cumple y estamos viendo que eso puede volver a suceder, no sería raro. En todo América Latina están pasando cosas muy similares y estamos todos muy preocupados, muy atentos, muy alerta del acontecer.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *