Frente a frente

6 marzo, 2015 en Edición Impresa, Editorial

Editorial de la edición impresa – nº 293 (6 de marzo de 2015)

Durante la última semana de febrero, que ha culminado este domingo primero de marzo, hemos asistido al enfrentamiento entre dos mundos distintos y contradictorios:

Por un lado el gobierno Rajoy presentando en las Cortes, en el debate sobre el Estado de la Nación, una realidad inexistente, intentando vender una supuesta mejoría económica que solo existe en su cabeza; los hechos son tercos, desde que ejerce el gobierno 600.000 trabajadores han perdido su empleo y 400.000 han desaparecido de las estadísticas, en buena medida porque emigraron. Los salarios han bajado una media del 3 por ciento, se han creado 50 nuevos impuestos, la mayoría al consumo, ha aumentado la precarización del trabajo, sobre todo de la juventud, la deuda pública supera el 100 por ciento del PIB –más de un billón de euros– y los intereses de la deuda se financian con los recortes a la sanidad y la enseñanza. A ello se suma el ataque brutal a las libertades, la confirmación del artículo 315.3 del Código Penal que permite la persecución de los sindicalistas (varios cientos están en espera de juicio y algunos, como los 5 de Arcelor, han sido ya condenados), por no hablar de la Ley Mordaza, que pasa sus últimos trámites en el Senado. A instancias del Gobierno, el Tribunal Constitucional ha derogado la ley de Consultas catalana y en particular ha negado el derecho de los pueblos a decidir. Con ello azuza aún más el enfrentamiento contra el pueblo catalán, rompe la convivencia entre todos los pueblos.

Ni la moción de censura al Gobierno que planteó el secretario general del PSOE, ni el alegato de Podemos desde el Círculo de Bellas Artes pidiendo un puesto en el hemiciclo aparecen como la respuesta necesaria a este gobierno reaccionario y minoritario que sigue atacando cada día los derechos más elementales.

Pero esta misma semana otros hechos que quizás no han ocupado los titulares pero sí reflejan el sentir de la mayoría de trabajadores y del pueblo.

Los días 25 y 26 manifestaciones y huelgas de los estudiantes de todo el país, convocados por sus organizaciones, han exigido la retirada de la ley Wert y su última medida: la ley de grados. En efecto, decenas de miles de jóvenes se han manifestado por las principales ciudades en defensa de la enseñanza publica y exigiendo el apoyo de los sindicatos de clase. Hoy se anuncia para el 24 de marzo una nueva jornada de movilización de todos los sectores de la enseñanza. Recordemos que la ley de grados busca suprimir un año de los estudios de grado y aumentar uno los de máster. O sea, TRES más DOS. Según el Ministro, el único argumento es ahorrar varios cientos de millones.

El DIA 1 de marzo los sindicatos CCOO y UGT de Palencia llamaron a manifestarse en defensa de la negociación colectiva, por el aumento de salarios y la derogación de la Reforma Laboral.

Y este mismo 1 de marzo miles de enfermos de hepatitis C marcharon en Madrid hacia las Cortes. En Conferencia de prensa expresaron claramente sus reivindicaciones: Tratamiento para todos. Reclamaron la unidad diciendo que el único enemigo que tenían era el gobierno Rajoy, cuya dimisión exigieron.

Algunos dicen que hay que esperar a las elecciones para que las cosas cambien. Está creciendo un sentimiento profundo de que es posible y necesario hacer retroceder e incluso hacer caer YA al Gobierno. De que es necesaria la unidad de la organizaciones del movimiento obrero y popular para organizar la movilización unida, una gran Marcha a Madrid con este objetivo.

Desde nuestro punto de vista, al lado de los trabajadores y los pueblos, consideramos que ésta es la salida más económica y que corresponde a las necesidades más inmediatas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *