Entrevista a Joaquín Villena

20 junio, 2020 en Entrevistas

 El Comité de redaccion de Informaciones Obreras ha entrevistado al compañero Joaquin Villena, enfermero en un centro de salud de Getafe y activista en diversos colectivos por la defensa de la atención primaria de la sanidad publica.



 

 

Información Obrera: ¿Cómo está la atención primaria en la CM?

Joaquín Villena: En plena desescalada nos encontramos aun con centros cerrados en diversas localidades de la CM -uno de ellos en Getafe- por falta de personal y unas malas infraestructuras, fruto de una paupérrima financiación del primer nivel asistencial sobre el que debiera pivotar el modelo sanitario de la Comunidad de Madrid y de España. Tengamos en cuenta que del poco presupuesto que se destina en Madrid a la Sanidad, apenas se dedica poco más del 10 % a la AP, cuando la media española ronda el 15 y la OMS recomienda que sea el 25%.

 

Los SUAP, el servicio de urgencias nocturno, de fines de semana y festivos de toda la CM, llevan cerrados desde el inicio de la pandemia y continúan sin fecha de apertura.

El SERMAS (Servicio Madrileño de Salud), a través de la Gerencia de Atención Primaria, se está reuniendo con los centros de salud para establecer las condiciones de funcionamiento estructurales y organizativas acordes con la normativa de obligado cumplimiento establecida por las autoridades sanitarias para una correcta atención sanitaria que minimice al máximo el riesgo de contagios entre los usuarios y la aparición de nuevos rebrotes. Esto pasa por tener establecido un doble circuito de atención para evitar nuevos brotes, uno limpio (no Covid) y otro sucio (Covid).

Hoy por hoy, no se cumplen adecuadamente los requisitos mínimos exigibles, y por ello, aún no es posible ofrecer la misma atención al usuario que la ciudadanía tenía antes del Covid y difícilmente se podrá volver, al menos en unos años, a una atención sanitaria normalizada. Requerirá invertir mucho y bien, tanto en infraestructuras como en recursos humanos.

No todos los centros son iguales ni tiene el espacio adecuado para las reformas necesarias.  La idea es acabar las reformas de los centros para finales de julio.

 

Por parte del gobierno regional, aunque sólo sea por una cuestión de imagen política, están deseando volver cuanto antes a una situación lo más parecida posible a la época precovid; también los usuarios. La Consejería es consciente de determinadas carencias, las sobrevenidas a consecuencia de la pandemia, no así de las anteriores y las necesarias para dotar a la población de una AP mínimamente decente, pero, ¿lo es la ciudadanía?

Una parte de ella, exige ya la vuelta a una “normalidad” imposible. Nos toca a los profesionales –porque el Gobierno de la Comunidad nada está haciendo– explicar que, por el bien de todos, no podemos dar esa atención que demandan. La inmensa mayoría de los pacientes lo comprenden, pero no todos, y esto ya ha dado lugar a situaciones de cierta violencia, de momento sólo verbal. Una vez más la Consejería de Sanidad demuestra lo poco que le importa el sufrimiento de sus trabajadores, sean médicos, enfermeros, o administrativos…y tampoco el de los pacientes y usuarios. Echamos muy de menos una campaña informativa muy necesaria para todos. Es posible que llegue, pero como siempre tarde y mal.

 

IO: ¿Se está atendiendo a la gente?

JV: Se está atendiendo poco a poco, en la medida que se puede. A partir de los ‘niveles de intervención’ que tienen asignados los pacientes (alto, medio, bajo…) y del conocimiento que tiene el profesional de sus pacientes (de ahí la importancia de la longitudinalidad de la atención sanitaria en AP) se contacta con los pacientes que requieren controles de seguimiento y se les va atendiendo, pero todos con cita proactiva, salvo situaciones agudas o de urgencia. La cita previa por parte del paciente es aún muy limitada en la mayoría de los centros.

 

IO: ¿Y se está contratando gente?

JV: Falta personal claro. Se están haciendo contrataciones infinitamente por debajo de lo que anuncian públicamente, y ahora la cosa se va a complicar con las vacaciones de verano.

 

IO: Además sois los encargados de hacer las PCR

JV: A los casos que se detectan como posible Covid, se les aísla, así como a sus convivientes hasta tener el resultado en 24 o 48 horas. Para realizar las PCR, se necesita dos enfermeros, el que realiza las tomas de las muestras, equipado, ahora sí con toda la protección adecuada y que permanecerá en todo momento en la sala habilitada para ello, y el que está fuera. Todo meticulosamente estudiado y realizado para garantizar la máxima seguridad tanto para el paciente al que se le toma la PCR, como para los trabajadores que le atienden. Esto incluye también al resto de usuarios que estén en ese momento en las instalaciones –o puedan estar- como a los demás profesionales en cada uno de los turnos.

Estos dos trabajadores dejan de hacer otras cosas, es decir, que durante el tiempo de recogida de muestras para las PCR es como si el CS contase con dos profesionales menos.

 

Queramos o no, el COVID, viene a retrasar cualquier actividad sanitaria, con independencia de su complejidad. Para respetar la distancia de seguridad y evitar rebasar el número de pacientes en el centro y en las salas de espera, el espacio quedará reducido al menos en un tercio. Tardaremos en adaptarnos a todo esto, y sin más inversiones no lo conseguiremos nunca. No basta con que las pidamos los profesionales; es imperativo que lo haga toda la ciudanía. Al fin y al cabo, se trata de su salud, de la individual y de la colectiva. También de la nuestra, la de los trabajadores. No olvidemos que sin profesionales sanitarios no hay atención sanitaria.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *