En el punto de mira

26 mayo, 2016 en Edición Impresa, Editorial

Editorial de la edición impresa – nº 305 (27 de mayo de 2016)

En vísperas de la segunda campaña electoral, las instituciones del capital financiero, en particular el FMI y la Unión Europea, por medio de sus portavoces, indican sus exigencias. Están sumamente preocupados porque el “gobierno en funciones” se salta a la torera el Pacto de Estabilidad, deja que se desate el déficit publico y arrastra la deuda a records históricos. Los conocedores hablan de que jamás desde 1909 la deuda pública superó el 100 del Producto Interior Bruto. O sea, que es superior a lo que todo el país produce en un año. Una deuda, no lo olvidemos, contraída en su mayor parte contra los intereses de los trabajadores y los pueblos, pero que ahora la atribuyen al gasto en enseñanza, sanidad y pensiones.

Uno de los portavoces “ilustrados” del capital financiero, El País, editorializa el sábado 21 sobre el estado de la Seguridad Social, no dudando en decir que está al borde del colapso.

Es bueno recordar cómo llegó la Seguridad Social, si los datos son ciertos, a esta situación.

Desde hace décadas, en particular con el Pacto de la Moncloa y el Pacto de Toledo, el capital ha impuesto una sangría en la Seguridad Social para rebajar las cotizaciones y aumentar las exenciones patronales, traspasando gasto de protección social a los presupuestos del Estado, lo que mina la base del sistema de pensiones contributivo y de reparto.

Esta presión se ha incrementado en los últimos años, a cuenta de “la crisis”, pues el capital financiero reclama el dinero de las pensiones. El masivo recorte de salarios, el aumento del paro y las reformas de pensiones de Zapatero y de Rajoy han fabricado la actual “crisis de la Seguridad Social”.

El gobierno Rajoy ha provocado el “agujero” que reclama cirugía urgente. En 2011, en plena crisis, la Seguridad Social tenía un déficit de 487 millones y el Fondo de Reserva contaba con 66.000 millones. En cuatro años el déficit (oficial) llegó a 17.000 millones en 2015 y del Fondo de Reserva al parecer la mitad se ha gastado. Rajoy lo empleó en tapar agujeros y/o comprar bonos del Tesoro (¡¡¡y pensar que por menos la reacción en Brasil ha lanzado la destitución de Dima Rousseff!!).

Ahora dan la voz de alarma y preparan una “salvación” a medida del capital financiero.

Las noticias alarmantes tienen un objetivo político: comprometer a los partidos políticos, en particular al PSOE y a Podemos, a aplicar ese plan:

  • sustituir el sistema contributivo por un sistema mixto, dejando las pensiones dependientes de los presupuestos del Estado. Es lo que ya hizo el pacto de Toledo con la sanidad, que la ha llevado a una situación insostenible. ¿Deben aceptar los trabajadores y sus organizaciones que los dirigentes del PSOE y de UP entren en ese plan?
  • acelerar y ampliar los recortes de pensiones previstos en la reforma Zapatero.
  • reunir el Pacto de Toledo para que oficialice “el recurso a los impuestos”, torpedo a la línea de flotación del sistema de pensiones, como ha hecho con las “reformas” anteriores.

Esto plantea una seria reflexión al movimiento obrero.

En primer lugar, ¿qué ha ocurrido en estos 20 años con el Pacto de Toledo firmado en 1995 para preservar las pensiones? Las renuncias del movimiento obrero –como el ASE de febrero de 2011– lejos de salvar las pensiones han contribuido a preparar la crisis actual.

Seamos claros, las dos últimas reformas laborales, la de Zapatero y la de Rajoy, han ayudado a la multiplicación del paro, a la bajada salarial y a la precarización extrema. El resultado es claro, menos recursos para la Caja de la Seguridad Social.

¿Se puede por tanto combatir el “déficit” sin derogar las contrarreformas?

El Congreso Confederal de UGT, una buena parte de los congresos sectoriales y regionales posteriores han exigido alto y fuerte la derogación de las contrarreformas.

¿No es este el primer punto de toda plataforma, electoral o no, que diga defender los intereses de los trabajadores?

Y junto con ello ¿no hay que recuperar la exigencia de que el seguro de vejez, como el seguro de enfermedad y el de accidentes, se financian con las cotizaciones sociales, eliminando las rebajas y exenciones patronales?

El día 4 de junio el Comité por la Alianza de Trabajadores y Pueblos convoca una Conferencia Obrera de Emergencia en Madrid, ocasión para plantear iniciativas en relación, entre otras cosas, con las candidaturas que concurren a las elecciones del 26 de junio y en primer lugar para promover el debate y la acción en nuestras organizaciones. La convocatoria para este domingo 29 de una manifestación en Barcelona a iniciativa de UGT, CCOO, las asociaciones de vecinos, contra los recursos de inconstitucionalidad a las leyes sociales del Parlamento de Cataluña señala sin duda el camino.

El conjunto de artículos de este número están concebidos como punto de apoyo para la movilización unida y como contribución al debate del 4 de junio.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *