EL CONFINAMIENTO TEMPOREROS EN ASENTAMIENTOS CHABOLISTAS DE HUELVA

30 abril, 2020 en Movimiento Obrero

  En el IO Especial nº 7 y en su pag. nº 2 contiene un articulo sobre la situacion de los trabajadores inmigrantes en Huelva, sobretodo en el campo, dado que por cuestiones de espacio no se pudo exponer en toda su contenido, damos a conocer, a nuestros lectores la entrevista realizada a  Antonio Abad, miembro de ASISTI y del Colectivo de Trabajadores Africanos.



 

CONFINAMIENTO TEMPOREROS  EN ASENTAMIENTOS  CHABOLISTAS DE  HUELVA

 

Sin agua, sin luz, sin letrinas, los que duermen bajo los plásticos tras una ardua tarea en el tajo, al inicio de la cuarentena por la pandemia del coronavirus, al llegar a sus chabolas, la Unidad Militar de Emergencia megáfono en mano, les comunica las normas del confinamiento.

Han pasado más de treinta días desde el inicio  y salvo las alocuciones militares  ninguna ayuda INSTITUCIONAL les ha llegado.

 

 Hace escasos días se inició un incendio en dos puntos distintos  del asentamiento chabolista de Palos. Ardieron 70 chabolas en la madrugada. Unos, al amanecer,  ya sin el poco techo que les cubría, acudieron puntuales al tajo para que todos nosotros  disfrutemos de los frutos rojos de Huelva. Otros, los “sin papeles” quedaron sentados sobre las cenizas de sus chozas esperando alguna filigrana legar para retorcer la ley y poder trabajar.

A requerimiento de la asociación ASISTI CUENCA MINERA, “La Carpa” ha acudido para intentar paliar las necesidades básicas, que han quedado seriamente disminuidas por las normas del confinamiento. La imposibilidad de desplazarse a los tajos compartiendo vehículo, las reticencias empresariales ante un mayor control de los accesos a las plantaciones….sumadas a la penuria que arrastran los temporeros desde hace años, nos ha obligado a parchear la situación estableciendo un corredor solidario. Hasta el momento ya realizadas cuatro expediciones. Pero esta tarea asistencial de urgencia no deja de ser un parche.

El escenario está perfectamente descrito. Perfectamente analizado por antropólogos y trabajadores sociales. El análisis es compartido socialmente y aceptado como inhumano. Y así año tras años la respuesta social se queda en el lamento.

La actual legislación local es estricta en lo referente a zonas rurales no urbanizables, con lo cual las corporaciones locales tienen el arma perfecta para impedir las acometidas de agua y otros servicios.

Desde la Carpa proponemos la creación de ESPACIOS DE TRANSICIÓN desde donde de forma progresiva cada trabajador pueda ir accediendo a la vivienda, beneficiándose de las muchas opciones posibles dentro del propio casco urbano. Pretender solucionar el problema generalizando, sin iniciar un proceso ágil y diverso para la ubicación de los temporeros, es darle armas a quienes detrás de su situación de privilegio, son incapaces de oír la voz de los pobres. Estos espacios son el trampolín para ir buscando individualmente soluciones habitacionales. Una vez cumplida su finalidad deben desaparecer.

Un ESPACIO DE TRANSICIÓN, autogestionado  autoconstruido por los propios temporeros, inclusivo y de proximidad.

Prácticamente autofinanciado, con estructuras efímeras que la ley nos permite en terreno no urbano.

Unas estructura efímeras a costo cero para las arcas municipales. Unos módulos de la que tanto hemos oído hablar a los arquitectos colaboradores de La Carpa.

Para los responsables municipales lo único que pedimos es la CESIÓN DE SUELO PUBLICO en el tiempo que quiera establecer. Un permiso. Mal andamos cuando hay que pedir un PERMISO para alcanzar un DERECHO

Alfonso Romera Piñero. Presidente de “La Carpa” 20.04.20

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *