El chantaje a Cádiz y la financiación local

19 noviembre, 2015 en Edición Impresa, Tribuna libre

Publicado en la edición impresa (IO 299)

Por Mateo Medina

El Ayuntamiento de Cádiz ha recibido un requerimiento del Ministerio de Hacienda, un “chantaje”, en palabras del Alcalde, advirtiendo de que se le retendrá la Participación en los tributos del Estado para garantizar el cumplimiento del plazo de pago a proveedores. En palabras de su Alcalde:

“Muestra cómo el PP está intentando tomar a los gaditanos como rehenes para hacer la campaña electoral” (…) “El PP no puede ser juez siendo, a la vez, responsable de esta situación. El mismo PP que durante los últimos cinco años disparó la deuda exija ahora a toda una ciudad que se ponga de rodillas por su mala gestión …”

La amenaza del Ministerio de Hacienda es para el cumplimiento de la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera, dictada para aplicar el art. 135 de la Constitución, medidas impuestas por la participación de España en el euro.

La alternativa que se le ofrece al Ayuntamiento es solicitar financiación adicional del Fondo de Ordenación a cambio de draconianas medidas de ajuste, enumeradas en el RDL que regula dicho fondo, el RDL 17/2014, de 26 de diciembre, medidas de aumento de impuestos, tasas y Precios Públicos, junto con la reducción de gastos corrientes, que no tienen en consideración el déficit de financiación padecido por el Ayuntamiento durante años.

El modelo de participación en los tributos del Estado fue diseñado por el Gobierno Aznar en 2002. Estableció una participación en el IRPF de las capitales de provincia, diputaciones y ayuntamientos de más de 75 mil habitantes, en un porcentaje que no entra a considerar la desigualdad de renta existente en este país, lo que le convirtió en un modelo totalmente regresivo e insolidario. El modelo tiene otros componentes (el “Fondo Complementario de financiación”) que puede corregir ese carácter regresivo, pero que aumenta la desigualdad en la medida que se reduzca la recaudación del Estado. Para las Comunidades Autónomas ha sido revisado dos veces y las entidades locales no han encontrado contestación a las reivindicaciones de su federación de municipios y provincias.

Haciendo abstracción de los demás componentes, centremos la atención exclusivamente en la participación del 2,1336 por ciento de la recaudación por IRPF en su territorio no cedida a las Comunidades Autónomas: cada vez que se ha elevado la participación de estas últimas, ha disminuido la de las instituciones locales afectadas.

Baste recordar que la renta per-cápita de Cádiz en 2007 era de 21.169 euros, mientras que la de Pozuelo de Alarcón de 58.380 euros, por lo que Cádiz está recibiendo por participación en el IRPF, por habitante, el 36 % de lo que recibe Pozuelo de Alarcón, casi la tercera parte.

Esto también pasa con Parla. La renta per-cápita de Parla es 16.670 euros, su Ayuntamiento recibe por IRPF, por habitante, el 28 % que Pozuelo, casi la cuarta parte.

Pero Cádiz tiene un 18 % de paro registrado y Parla superaba el 50 por 100 (en 2015 ha bajado al 47,5%) y el registrado en Pozuelo de Alarcón está en el 4,1 %.

Los datos hablan por sí solos, pero la permanencia de España en el euro requiere aplicar drásticos planes de ajuste en Parla y Cádiz y los más necesitados de políticas sociales son a los que más sacrificios se les exigen.

No es de extrañar que el Alcalde que retiró de su despacho el retrato del Rey Juan Carlos y puso el del primer Alcalde democrático de la ciudad, en la Primera República, el militante de la Asociación Internacional de Trabajadores y amigo personal de Bakunin, el Don Fermín Salvochea, se resista al chantaje de Hacienda y haya encargado a los servicios jurídicos municipales la redacción de una respuesta. Es una lección de la historia, que ya nos la había puesto de manifiesto Carlos Marx en 1854, en su columna del New York Daily Tribune, comentando el plan del ministro Collado (La reacción en España – Constitución de la República Federal Ibérica, 1 de septiembre de 1854):

“Según el señor Collado el montante de las obligaciones más apremiantes es de 252.980.253 reales. Las medidas que propone para cubrir ese déficit son las de un auténtico banquero, a saber: la vuelta al orden y la tranquilidad, continuar la exacción de los viejos impuestos y emitir nuevos empréstitos. De acuerdo con ese consejo Espartero ha obtenido 2.500.000 dólares de los banqueros de Madrid, a cambio de la promesa de realizar una política estrictamente moderada. Sus últimas medidas prueban lo gustosamente que está dispuesto a cumplir su promesa.

“(…)

“Este es el cercle vicieux en el que están condenados a moverse todos los gobiernos revolucionarios abortivos. Reconocen como obligaciones nacionales las deudas contraídas por sus predecesores contrarrevolucionarios. Para poder pagarlas tienen que seguir con los viejos impuestos y contraer nuevas deudas. Para poder llevar a cabo nuevos empréstitos tienen que garantizar el “orden” es decir, tienen que tomar ellos mismos medidas contrarrevolucionarias. Y así el nuevo gobierno popular se transforma finalmente en servidor de los grandes capitalistas y en opresor del pueblo”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *