Editorial IO 353

15 enero, 2021 en Editorial
 Ya esta a la venta Informaciones Obreras nº 353 que como ya conocen nuestros lectores se puede adquirir a través de la solicitud en el formulario en este mismo blog, o bien, solicitándolo presencialmente, a cada unos de los compañeros distribuidores del periódico. Ponemos a disposición de nuestros lectores el editorial de dicho numero titulado REPUBLICA y que viene a exponer las grandes contradicciones del aparato de Estado, como elemento vertebrador de todo el andamiaje, que lo sustenta, cuya ultima expresión es la Monarquía heredera de las mismas instituciones del franquismo de las que el gobierno autotitulado de izquierdas es rehen. Desde este Comité de Redaccion solo una única salida REPUBLICA.


 

REPUBLICA

No pasa una semana en que el régimen monárquico, su representante en jefe y sus defensores no muestren claramente quién manda de verdad en este país y en beneficio de quién se ejerce ese poder.

El 6 de enero en su discurso de la llamada Pascua Militar, Felipe VI reafirmó clara y diáfanamente el lugar que le otorga la Constitución como jefe de filas de las Fuerzas Armadas. Su discurso no puede llamar a engaño, se dirigió a todo el ejército, en defensa de su unidad y de su papel constitucional como garante del orden y de la unidad del Estado. O sea, como garante de la explotación del trabajo al servicio del gran capital y del aparato del Estado heredado del franquismo contra los derechos de los pueblos.

No es casualidad que el general retirado Emilio Pérez Alamán, primer firmante de una carta dirigida al rey, que calificaba al actual gobierno como “un gran riesgo para la unidad de España y el orden constitucional”, se haya dirigido de nuevo, tras el discurso del rey el 6 de enero y la intervención  de la Ministra de Defensa, Margarita Robles, en el mismo acto, a la propia ministra, señalándole que las palabras del rey en defensa de la Constitución se dirigen más a un sector del gobierno que a los militares tachados de golpistas. Concretamente, a los ministros de Unidas Podemos. No cabe duda de que Pérez Alamán tiene razón.

El discurso del rey está en la línea del 3 de octubre de 2017, cuando llamó a cerrar filas contra el pueblo catalán. Entretanto, Pedro Sánchez ha descartado la posibilidad de una ley modernizadora de la Monarquía. Tras de esta decisión hay un hecho: la Monarquía es intocable y no valen medias tintas, ni es el momento de hacer experimentos que pueden suponer un peligro para la institución.

Aceptar y defender la Monarquía tiene un alto precio. No es neutro. Toda la política del gobierno viene determinada por su defensa de la Monarquía y, al mismo tiempo, la sumisión al capital financiero. Dos poderes que se complementan y actúan al unísono. Dos poderes que tienen una característica común: no han sido elegidos, y convierten al parlamento en una ficción de soberanía.

Por ejemplo, para buscar una solución política a la cuestión catalana es de sentido común tomar medidas para poner en libertad a los presos catalanes, por medio de una amnistía o, como mínimo, un indulto. Para nosotros, que defendemos la democracia y el derecho de los pueblos, la solución es la amnistía, pero el aparato de Estado, con la Monarquía al frente, no puede ni siquiera tolerar un mínimo indulto.

Un segundo ejemplo está en la cuestión de las pensiones. Cediendo a las presiones directas del capital y sus instituciones -en este caso, la Unión Europea, que condiciona a este asunto sus famosas “ayudas”- el Ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá,  propone aumentar a 35 años el periodo de cálculo del monto de las nuevas pensiones (para reducir un 5% el gasto en pensiones). Aunque las recomendaciones del Pacto de Toledo encargaban se estudiase, no se había acordado entre la mayoría de partidos. Lo que significa que, para el capital financiero, este acuerdo no es suficiente y, entonces, hace falta imponer a “su ministro” un nuevo y brutal recorte.

En el inicio de este 2021, algo muy profundo va a hacerse paso, la comprensión de que toda conquista, o incluso la preservación de un derecho, exigirá una dura lucha. Y que sin ello no se podrá hacer retroceder al régimen y al capital. Una situación que colocará al Gobierno ante la tesitura de optar. Hasta el momento, su balance y su disposición están en el terreno de ceder a estos poderes ajenos al pueblo, a los trabajadores, a la democracia.

Por tanto, no podemos más que saludar y participar plenamente en las movilizaciones unitarias de las diferentes plataformas de pensionistas que se anuncian para fin de mes. Al mismo tiempo saludaremos y participaremos en todo paso que den en defensa de las reivindicaciones, por limitado que sea, las organizaciones sindicales.

La defensa intransigente de las reivindicaciones, “gobierne quien gobierne”, allanará el camino a la República, con todo su contenido democrático, social y de defensa de los derechos de los pueblos.

 

Impactos: 7


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *