Cambiar las leyes para cambiar la vida

3 mayo, 2020 en Actualidad social

En el IO Especial nº 7 hay un articulo sobre, escrito por el compañero Jesus Bejar, la relación entre Ayuntamientos y la pandemia producida por el Covid-19, reproducimos en su integridad total dicho articulo para conocimiento de nuestros lectores.



 

Cambiar las leyes para cambiar la vida

La epidemia del coronavirus ha dejado también al desnudo la situación de los ayuntamientos. Son las instituciones que por su cercanía se han volcado en tomar medidas para aliviar todas las consecuencias de esta crisis.

Desde ayudas económicas a alimentarias, pasando por dotar de protección a la gente. Todo ello ha hecho que hayan saltado los presupuestos municipales  dejando claro que a pesar de su compromiso son las entidades mas marginadas.

Una nueva puñalada le dio a estas instituciones el gobierno de Rajoy y su ministro  Montoro. La ley de estabilidad presupuestaria, siguiendo la exigencias del art 135 de la Constitución que prioriza el pago de la deuda, puso contra la pared a muchos ayuntamientos.

No solo se les dificultaba gastar el presupuesto anual, sino que lo que no se gastaba se les obligó a dedicarlo al pago de la deuda. Los ayuntamientos pusieron el grito en el cielo y esta medida se suavizó para los ayuntamientos que cumplían con las exigencias de Hacienda permitiendo gastar este sobrante (una parte) en lo que se llama las IFS (inversiones financieramente sostenibles). Inversiones que limitaban mucho el gasto (nada de personal, nada de partidas sociales… ).

Estas IFS son aprobadas de año en año. Los últimos años se ampliaron las partidas a las que se podían dedicar estos sobrantes. Edificios municipales, parques infantiles…etc

Como no se ha derogado la LRSAL (ley de racionalización y sostenibilidad de la administración local) es urgente que se cumpla con el compromiso de PSOE y UP en el pacto de gobierno para que se derogue en aras de una mayor autonomía municipal. Y también la derogación de la ley de estabilidad presupuestaria de 2012

Hoy más que nunca es necesaria esta modificación  legal para:

que se pueda contratar personal. Durante años se ha prohibido contratar siquiera a la gente que se daba de baja por jubilación u otras causas. Lo que llaman la tasa de reposición que ha sido mínima en estos años. Esto llevaba a que cada vez hubiese menos trabajadores municipales, empujando a la privatización o al deterioro del servicios.

Ahora aunque se ponga que la tasas de reposición es del 100% (o sea que se puede sustituir a todas las bajas) esto no arregla ni de lejos el problema creado. Primero porque entonces ¿que pasa con los puestos perdidos en estos años? Y segundo porque de esta manera será muy difícil recuperar servicios privatizados y si algo ha demostrado esta crisis es que hay que quitar lo privatizado de las manos de las empresas privadas para que vuelvan a ser publicas.

El mito de la deuda municipal

La aplicación de la ley de estabilidad hizo que se diera la paradoja de que se fuese teniendo dinero en las cuentas corrientes de los ayuntamientos pero no se pudiera gastar. Una barbaridad. Porque el Sr Montoro no permitía, al menos a los ayuntamientos sin deudas grandes, gastar ese dinero. La respuesta es que el Estado español tenía que cumplir con el compromiso de endeudamiento con la UE y lo hacia gracias a la reducción de la deuda municipal. O sea que los ayuntamientos sobre cumplían para cubrir las deudas excesivas Autonómicas y del Estado.

Pero es que además el problema de la deuda en los ayuntamientos era muy localizado. Por ejemplo en el Ayuntamiento de Madrid ¿quién autorizó que la deuda del pasara de 1.445 millones en 2003 a los 7.314 del primer trimestre de 2010? El Ministerio de Hacienda, aprobando los Planes económico-financieros que en cumplimiento de la Ley 18/2001, General de Estabilidad Presupuestaria, elaboró el Ayuntamiento de Madrid (ver interesante articulo  al efecto http://www.administracionpublica.com/la-increible-y-triste-historia/) y si sumamos a ayuntamientos como el de Zaragoza, Parla, Jerez de la frontera  y unos pocos mas encontramos que entre 20 entidades tienen la mayoría de la deuda.

O sea que hay miles de ayuntamientos pagando esta situación consentida por el Ministerio de Hacienda. La deuda no obstante ha bajado. No se ha debido tanto al esfuerzo de los gobiernos municipales como a la existencia de la regla de gasto. Aunque hay muchos ayuntamientos que se han enorgullecido de haber gastado poco y haber reducido la deuda con el consiguiente deterioro del servicio a sus habitantes. Por ejemplo Madrid de 7.700 millones de 2012 ha bajado hasta los 2.233 actuales.

Unas ayudas insuficientes

Hasta ahora el Gobierno se ha limitado a autorizar que 300 millones del superávit  de 2019, unos 6,5 euros por habitante se destine a gasto social (por ejemplo, en ayudas a familias, empresas y autónomos) como si de IFS se tratara, hasta un 20% del superávit de cada entidad local, siempre, que cumplan con la regla de gasto y el periodo medio de pago esté por debajo de 30 días. Esos 300 millones no computarán en la Regla de gasto, pero se sigue manteniendo el objetivo de estabilidad en 2020. Los que tiene problemas económicos se quedan fuera

Hay soluciones

 Derogar la LRSAL, la Ley de estabilidad, facilitar la contratación de personal y la municipalización de los servicios públicos. Dotar de medios a los ayuntamientos, aumentar sus competencias, acabar con la falacia de las competencias duplicadas es la solución para afrontar la crisis y la posterior situación económica con un mínimo de garantías


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *