Marruecos: ¿Por qué se ve obligado el rey a decretar un indulto parcial?

18 septiembre, 2018 en Actualidad política, Internacional

(Informe de nuestro corresponsal en Marruecos)

En la situación de indignación popular y obrera que vive Marruecos, consecuencia de las políticas antisociales y antipopulares, y en el momento en que crece y se generaliza esa indignación a causa de la deriva represiva adoptada por el gobierno frente a las protestas y movimientos populares que han tenido lugar en el Rif, Jerada, Zagura y otras regiones, y que ponían en el centro las reivindicaciones sociales (sanidad, enseñanza, infraestructuras básicas, agua, desarrollo…), y tras las masivas manifestaciones populares en Casablanca (8 de julio de 2018) y en Rabat (15 de julio) para exigir la liberación de los detenidos del Hirak del Rif, cuyos dirigentes han sido condenados a penas que llegan a los veinte años de prisión firme, y la liberación de todos los presos políticos, el rey de Marruecos ha decretado, con ocasión del Aïd el Kebir (Fiesta del Sacrificio), una medida de gracia parcial para 184 detenidos del Rif, 11 de ellos de la prisión de Okacha (donde están encarcelados los dirigentes del movimiento), con penas inferiores a los tres años. Algunos han considerado este gesto un paso hacia la solución positiva de la crisis del Rif, mientras que todos los indicadores mostraban que la situación se encaminaba al endurecimiento de la deriva represiva.

Frente a los ataques del gobierno contra las conquistas y los derechos, los trabajadores y la juventud luchan para defenderse, como los profesores contratados que han organizado manifestaciones nacionales reuniendo a miles en Rabat y en Marrakech. Prevén organizar dos jornadas de sentadas ante el Parlamento los días 29 y 30 de agosto, para exigir su funcionarización y el cese de las contrataciones. Miles de trabajadores de la multinacional norteamericana Delfi (cableado para la fabricación de automóviles) se han puesto en huelga para protestar contra el cambio de denominación de su empresa (que pasa a llamarse Aptiv), con el objetivo de negarles su antigüedad y sus conquistas.

Para que esta medida de gracia parcial, que es un acto positivo, pueda ser un preludio del apaciguamiento político en Marruecos, todos los presos políticos han de ser liberados y la libertades políticas, democráticas y sindicales, respetadas.

Las reivindicaciones populares y obreras deben ser satisfechas a través de políticas sociales en ruptura con las políticas de las instituciones financieras internacionales que dictan la austeridad tras sumir al país en una deuda externa que supera los 316 000 millones de dírhams. Lo que plantea la necesidad , la importancia y el lugar del movimiento sindical en el apoyo y el fortalecimiento de la lucha obrera y popular para la realización de la aspiración de un Marruecos de las libertades, de la dignidad y de la justicia social. Y más aún cuando, entre los encarcelados, hay sindicalistas de la Unión Marroquí del Trabajo (UMT).


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *