Los taxistas tienen razón

1 agosto, 2018 en Actualidad social

Los taxistas están en pie de guerra. En decisión tomada en asamblea los taxistas de Barcelona se han movilizado a partir del miércoles 25 de julio de una manera total y absoluta. La causa reciente de esta movilización es la decisión del Tribunal Superior de Cataluña de paralizar el reglamento puesto en marcha por el Ayuntamiento de Barcelona que limita las licencias VTC (las que regulan los coches con conductor de compañías como Cabify y UBER). A ellos se sumaron los de Madrid y al cabo los taxistas de todo el Estado están movilizándose en solidaridad.

Las licencias que permiten utilizar Vehículos de Turismo con Conductor (VTC) existían desde siempre, pero se limitaban a servicios especiales alejados de los del Taxi. Por ejemplo, limusinas para eventos. En 2009 el gobierno Zapatero impulsó una ley que liberalizaba el transporte, “Ley Ómnibus”, que dejó un vacío legal para que miles de solicitudes VTC se presentaran, hueco que al cabo del tiempo fue aprovechado por empresas puramente especulativas como UBER, CABIFY y otras para entrar en el negocio. Las contrarreformas laborales hacían más jugoso el negocio, permitiendo contratar en condiciones miserables a los propios conductores de estas empresas.

La movilización del sector del Taxi y la oposición de sindicatos y de buena parte de la sociedad provocó un acuerdo con el gobierno que decreta una proporción de 1 licencia VTC por cada 30 de Taxis. Instituciones autonómicas y sobre todo ayuntamientos intentan limitar los daños y entonces intervienen los tribunales de la competencia y todos los organismos de defensa del capitalismo más salvaje. Y cuando eso no basta, actúa el aparato judicial.

Estas multinacionales de la desreglamentación recurrieron el reglamento aprobado por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) y el TSJ les dio la razón provisionalmente, anulando la norma cautelarmente. Los taxistas se han hartado y por su cuenta y riesgo han decidido la huelga. En asamblea. Las dos asociaciones más grandes de taxistas no han tenido más remedio que sumarse al paro que ya se extendió por toda España. Una huelga que no conoce divisiones territoriales. Barcelona, Madrid, y todos con ellos.

Una historia de continuos ataques al sector del taxi

La aparición de plataformas como Cabify y UBER, las más importantes, ha llevado a la desreglamentación más absoluta y en nombre de la libre competencia a la competencia más desleal posible.

Efectivamente la forma de competir que tiene esas plataformas, es dando un servicio, el de transporte de viajeros, más económico que los taxis convencionales. ¿Cómo lo hacen? Pues obviamente sin las mismas condiciones de seguridad y contratando a gente con menos derechos. Ese es el milagro de la uberización. La Unión Europea el gran aliado

La Unión Europea tiene uno de sus fundamentos en la defensa de la libre competencia. Así consideran al taxi como un sector monopolístico, lo cual no es verdad, y apoyan que haya otras empresas que rompan ese monopolio. Pero ahora nos encontramos con gente que trabaja por horas, sin seguridad social, sin derecho a la baja de enfermedad ni a la jubilación. El milagro UBER. O sea la competencia se hace con los derechos de los trabajadores

Y su gran aliado en nuestro país es la Comisión Nacional del Mercado y la competencia. (CNMC), auténtico caballo de Troya que apoya cualquier medida que sirva para competir, por encima de derechos y obligaciones.

Hasta ahora se ha tratado de regular este sector, el de las VTC, a base de limitar las licencias a un porcentaje. (1 licencia VTC por cada 30 de taxi). Pero en la práctica es un desastre. Son licencias con carácter estatal, no hay forma de controlar las limitaciones y en algunas provincias incluso las VTC superan a las licencias de taxi. Además las decisiones gubernamentales y sentencias en primer instancia han sido recurridas y esto puede alargarse eternamente. Mientras cada vez hay más licencias VTC con lo cual luego dirán que no se puede echar a la calle a tanta gente. El negocio de las VTC ha llegado a niveles mafiosos. Licencias que se han comprado por 36 euros se han llegado a vender por 50.000. Y detrás de estas empresas están los grandes empresarios a nivel mundial. En UBER, la más grande internacionalmente, y en Cabify, el Uber español, que está dominado por la familia del presidente de BBVA y otros empresarios conocidos.

Unidad contra la desreglamentación

El Gobierno ha dado un paso atrás al retirar el recurso contra el reglamento de Barcelona. Pero sigue el recurso a la Comisión de Defensa de la Competencia y por lo tanto el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha decidido mantener las medidas cautelares.

En la reunión celebrada el lunes 30 de julio entre las asociaciones del taxi y Fomento no hubo acuerdo por lo que continúa la huelga que se extiende por todas las provincias.

Fomento se ha comprometido a una Declaración el Gobierno este viernes día 3, estudiar “con tiempo, sin hacer parches”, el grueso de las propuestas que le han hecho los taxistas, para integrarlas en un Real Decreto que estará listo para el próximo 15 de septiembre, y que iría acompañado de una nueva ley para el sector que traspasaría a las comunidades autónomas la potestad sobre las VTC.

Fomento plantea la transferencia a las CCAA de las competencias y en definitiva a los ayuntamientos. Pero los taxistas exigen que se regule legalmente (“nos han engañado tantas veces”). Falta porque hablen las autono­mías, y “muchos ayuntamientos ultraliberales no estarían de acuerdo con una limitación 1/30”. “Tenemos algo, pero no es suficiente”, ha dicho Julio Sanz, de Antaxi. “No nos serviría que el problema se solucionase en Barcelona y se creara en 16 puntos más”. “Nos gusta lo que dicen, pero se tiene que plasmar en papel y tiene que gustar a la gente que está tirada en la calle” (Fedetaxi).

Aunque reconocen que se les ha tratado mejor que nunca esperan que se pasen de las palabras a los hechos para desconvocar la huelga.

El combate de los taxistas por el respeto de los reglamentos  y normas enlaza con el combate del conjunto de la clase obrera por la derogación de las contrarreformas laborales, en defensa del derecho a la negociación colectiva… Y por la recuperación de derechos, como las pensiones. Es deber de las organizaciones apoyar este combate contra la politica del capital financiero de desreglamentación total.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *