A propósito del acuerdo del metal en Alemania

20 febrero, 2018 en Internacional, Movimiento Obrero

Reproducimos un artículo que compañeros alemanes nos envían analizando este acuerdo. Para más información añadimos:

La Confederación Europea de Sindicatos se felicita de este acuerdo poniéndolo como ejemplo para toda Europa. Sin embargo quisiéramos destacar tres cuestiones:

  • El aumento real, si las previsiones finales de inflación se cumplen y teniendo en cuenta que es un acuerdo para dos años –cosa inhabitual en Alemania–, sería realmente de 0,86%
  • La patronal se otorga el poder de decidir, cuando le convenga, pasar a cuarenta horas de trabajo en vez de las treinta y cinco habituales, al mismo tiempo que mantiene para los trabajadores de la antigua Alemania del Este la jornada de treinta y ocho.
  • Además, este acuerdo es el componente “social” del pacto de Gran Coalición entre la derecha alemana de Merkel y el Partido Socialdemócrata (SPD), pacto que ha tenido consecuencias negativas para los trabajadores de todo el país.

Seguiremos informando…

Nota de la Redacción de IO

Los trabajadores del metal han logrado un aumento real de salarios… pero sale caro

Por: Werner Uhde

Tras las masivas ‘huelgas de advertencia de enero y las huelgas de advertencia de 24 horas en 250 grandes empresas del metal y la electricidad, la dirección de IG Metall y los representantes de la patronal Gesamtmetall han alcanzado un acuerdo sobre los puntos siguientes:

  1. De enero a marzo, se cobrará una prima única que no se integra en la masa salarial de 100 €. A partir del 1 de abril de 2018 se introduce un aumento salarial del 4,3%. A partir del 1 de julio de 2019 se introduce una prima anual de 400 € más el 27,5% del salario mensual.
  2. A partir de 2019, todos los asalariados pueden reducir su tiempo de trabajo semanal a 28 horas, para una duración máxima de 2 años, con reducción salarial prorrateada. Este dispositivo no debe superar el 10% de los asalariados de una empresa.
    Trabajadores que tengan cargas familiares o profesionales pueden transformar, a partir de 2019, el aumento salarial en 6 días libres en la forma de reducción del tiempo de trabajo hasta 28 h. semanales. El empresario paga la reducción de jornada con una bonificación de dos días libres adicionales.
  3. Como compensación por la reducción de la carga de trabajo, el aumento a 40 h. del tiempo de trabajo semanal –mientras que la semana laboral esta fijada en 35 h. en el convenio colectivo– se hace posible para muchos más asalariados que la cuota del 18% antes en vigor. Se trata de una “apertura flexible del volumen de tiempo de trabajo hacia arriba”.

Este pacto colectivo estará en vigor hasta el 31 de marzo de 2020.

Con el 4,3% a partir del 1 de abril de 2018 más la prima única de 100€ a principios de 2018 y la prima mensual de julio de 2019, los trabajadores del metal han conseguido con su lucha un aumento real de salarios. Pero esto se relativiza con el hecho de que se permite que las empresas “en tiempos económicamente difíciles”, “retrasen, rebajen o supriman completamente” el pago de los 400 €. Los 27,5% son variables en función de los salarios mensuales distintos por regiones. Ese aumento salarial debe pagarse todos los años pero no se incluye en el salario base en tablas, lo que lo hace más “atacable según la coyuntura económica”

Mediante la reducción del tiempo de trabajo semanal que incluye el pago por el empresario de dos días libres, han podido romper, al menos para los asalariados que sufren la máxima presión, el principio de los empresarios de que el tiempo de trabajo solo se reduzca con pérdidas de salarios.

En cambio, los compañeros no han podido evitar que continúe el desmantelamiento de la conquista, que tanto costó arrancar, de la semana de 35 horas, garantizada en el convenio colectivo. Porque se amplía la posibilidad de aumentar el tiempo de trabajo semanal.

Con ello, ha continuado la erosión de los salarios de convenio y del convenio colectivo nacional, desde dentro, lo cual debilita al sindicato. Esto lo saludan los representantes de la patronal: “Con ese modelo, hemos podido ponernos de acuerdo en una flexibilización por abajo y por arriba que es exactamente lo que nos habíamos propuesto. Ahora hemos puesto los cimientos de un sistema flexible de la jornada para el siglo 21” (en palabras del presidente de la patronal Gesamtmetall, Rainer Dulger).

Toda la responsabilidad de esto incumbe a la dirección del sindicato, pues ha hecho todo por yugular la voluntad de hacer huelga de los compañeros.

No es sorprendente que el secretario general de IG Metall, Jorg Hofmann, salude el acuerdo en los mismos términos que Dulger como “hito en el camino hacia un mundo del trabajo moderno, autodeterminado”. ¿Qué compañera o compañero podrá entender esto? En cualquier caso, la discusión sobre todo esto se desarrollará en el seno de IG Metall.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *