Venezuela la ANC anticipa elecciones presidenciales

9 febrero, 2018 en Internacional, Tribuna libre

Por: Alberto Salcedo

Descarga el PDF de este artículo publicado en El Trabajador, revista publicada en Venezuela

El 23 de enero pasado la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), vía decreto efectuó una orden al Consejo Nacional Electoral (CNE) con el fin de organizar antes del 30 de abril las elecciones presidenciales correspondientes para este año.

¿Cuál es el cuadro político y económico general sobre estas importantes elecciones para el futuro de los trabajadores y la nación? ¿Qué factores sociales preparan la entrada decisiva a esta nueva batalla política?.

Estas elecciones están atravesadas por un conjunto de factores políticos y económicos, tanto internos como externos, que han reconfigurado el campo de batalla y el nervio central de la disputa. Reside en la continuidad de la política del imperialismo expresada en el fraude de las elecciones en honduras, Brasil con la condena de lula en segunda instancia aplicada por el Tribunal Regional de Porto Alegre, que pretende retomar el control político económico de la región. No se trata de una elección de tipo convencional, además tiene la particularidad de darse en un contexto de sumas presiones políticas internas y externas sobre las instituciones democráticas que la nación venezolana se ha dado. Es necesario recalcar que este llamado a elecciones, a fin de que en este nuevo período se restablezca la gobernabilidad política y social y afianzar la estabilidad institucional, luego de años de fuertes episodios de desestabilización.

El chavismo llega a este momento con tres victorias consecutivas electorales y políticas, una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) instalada, 20 de 23 gobernaciones chavistas, 308 de 335 alcaldías, las filas unidas, frente a una oposición que está en fase de ruptura, dividida, atomizada, con desorientación estratégica, una pérdida de credibilidad con su base social, pero con un apoyo abierto del imperialismo.

Trump y sus aliados redobla intervención en la vida política venezolana

La convocatoria a elecciones por la ANC ha desatado la intervención más abierta en la vida política de la nación: El Grupo de Lima que se reunía justamente este día en Santiago de Chile, con la presencia de cancilleres, vicecancilleres y representantes de Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Brasil, Costa Rica y Guayana acordaron una declaración en la que rechazaron el llamado a elecciones en Venezuela, exigiendo que sean convocadas con “adecuada anticipación”. Esta Declaración fue seguida de la decisión de México de abandonar su papel de observador en las negociaciones en República Dominicana.

De igual manera, el gobierno de Trump, a través de la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, rechazo la convocatoria, además la Unión Europea en línea con el imperialismo se pronunciaron y dieran rienda a un ciclo de sanciones y mecanismos de disuasión, primero contra funcionarios del chavismo y luego contra la economía del país, el presidente de Colombia y Rajoy retiran sus embajadores; El embajador de Venezuela en España fue arrojado fuera de las fronteras del país europeo, fue calificado de persona “no grata” por ser parte del gabinete ejecutivo de Nicolás Maduro que igualmente expulso al embajador español de Venezuela, lo que entonces fue como una respuesta por parte del gobierno español. Mario Isea a Venezuela y Jesús Silva a España. Lo que significa que están eliminadas también las relaciones de todo tipo con esta nación.

Son los mismos actores internacionales que apenas hace un par de meses clamaban por un llamado a elecciones presidenciales en Venezuela.                               

Venezuela está en la mira de la CIA, eso es innegable, las declaraciones director de la CIA y empresario vinculado al sector energético, Mike Pompeo, así lo confirman y hace todo lo posible para crear las condiciones que posibiliten un cambio de régimen en un contexto donde los interlocutores locales (la oposición venezolana) se encuentran divididos y debilitados en el campo político y electoral, sin ninguna fuerza que imponer al chavismo. Por ello EEUU toma las cartas de sus asuntos, desplaza a la oposición interna y opera a la vista de todos con el fin de caotizar el país vía asfixia económica y financiera, con miras a un derrocamiento del Gobierno de Nicolás Maduro.

Una oposición política, fracturada

Una oposición política fracturada, y hasta hace poco deshojando la margarita en torno a primarias, lucha por marcar el rumbo de la confrontación política. Sin embargo, ante el reto electoral luce desorientada, y se debate entre llamados a no participar, vencer la desesperanza, defender la tarjeta de la Unidad (el TSJ prohibió la validación de la tarjeta de la Unidad), e ir con un candidato unitario, aun cuando hasta el momento tres se han postulado.

Una vez se anuncia la convocatoria a presidenciales, la oposición demostró, nuevamente, sus niveles de desarticulación y la ausencia de un plan político de cara a ese escenario., el abanderado de Acción Democrática (AD) Henry Ramos Allup calificó de “poco democrático” el llamado a elecciones. Pero a su vez se asume como líder de su tolda política, que luego de ausencias a elecciones recientes debe revalidarse ante el CNE y han dicho que lo harán, reconociendo también a la ANC, en contra posición a una elección primaria anunciado, el abanderado de Avanzada Progresista (AP) Henri Falcón señaló que el candidato presidencial de la MUD debe ser electo por consenso.

El escenario económico

Un punto débil para el chavismo es también el que da aliento a la base de apoyo político a la oposición burguesa: el sabotaje económico-financiero contra Venezuela, el desgobierno de los sistemas de abastecimiento y precios, la hiperinflación de los últimos días, el contrabando de extracción hacia Colombia comenzó a abarcar nuevos rubros, como el plástico, y sobre todo, los mismos billetes, que comenzaron a ser comprados hasta un 100% por encima de su valor. Esto convirtió al billete en una mercancía, alimentando la espiral inflacionaria. Por cuarto año consecutivo Venezuela presentará la inflación más alta del mundo (estimada en cerca de 1.200% para 2017), un déficit fiscal de dos dígitos, reservas internacionales (menos de 9.800 millones de dólares, 2013 hasta 2017 puede haber una caída acumulada del PIB de 32,5%.

Estas elecciones se realizaran en medio de una de las peores crisis económicas del país, en una verdadera catástrofe económica donde el padecimiento del pueblo trabajador se acelera de manera vertiginosa, siendo que el salario promedio mensual escasamente cubre el valor para cubrir tres días de la canasta básica y se viven verdaderos dramas y tragedias por falta de medicinas y de comida, los aumentos de salarios, y los contratos colectivo son devorados por la guerra económica, el descontento social se expresa en la renuncia masiva de trabajadores tanto de empresas públicas como privadas que prefieren abandonar el país en busca de mejores condiciones laborales, surgimientos de conflictos en sectores laborales emblemáticos, eléctricos, cementeros, transporte en petróleo donde es evidente la crisis de la industria caída de la prodición , y los escándalos de corrupción del alto tren ejecutivo.

El imperialismo busca candidato

Todo indica que la estrategia contra el chavismo juega al mediano plazo, al efecto del desgaste económico, la caotización de la vida cotidiano del pueblo trabajador, acompañado de más sanciones declarando el embargo petrolero y suspender la compra de crudo venezolano por las refinerías estadounidenses, más aún el viaje del secretario de Estado de EE UU, Rex Tillerson, por Latinoamérica en febrero en la búsqueda de consenso el consentimiento de los países que visitará Tillerson para la aplicación de mas y nuevas sanciones y así mismo la amenaza de no reconocimiento de los resultados electorales también fue ya formalmente concretada por EE.UU. y Colombia.

Ante una oposición fracturada, desorientad la ruta de un candidato outsider, se abre camino con un empresario “exitoso”, fuertemente mediatizado y con perfil apolítico. Este “mesías” se vendería como el gran gerente eficiente que lograría resolver la escasez de alimentos, ajeno a las cúpulas de politiqueros de la MUD, un Macri venezolano parece la garantía de un proyecto derechista.

En fuentes diplomática se ha calado la información, que Lorenzo Mendoza1, presidente de Empresas Polar, y Miguel Rodríguez Torres2, exministro de Interior y Justicia, disidente del gobierno de Maduro, se reunieron en Bogotá la semana pasada para acordar una posible alianza entre ambos de cara a la elección presidencial que tendrá lugar en los días finales de abril, antes del 30 de ese mes y enfrentar a Maduro. Ese escenario es el que le estaría planteando Mendoza al exministro con el objetivo de lograr una transición hacia un gobierno mixto conformado e integrado por la fuerzas de la sociedad civil, que respaldan al empresario, y las facciones del sector militar cercanas a Rodríguez Torres, quien fue destituido de su cargo por el presidente Maduro tras manifestar su descontento con la gestión del mandatario.

En conclusión El llamado anticipado a elecciones le ha dado una ventaja (contra-ofensiva) al gobierno en el plano nacional, Lo cierto es que por ahora, se refuerza la ventaja del chavismo frente a sus oponentes nacionales. Pero no se puede subestimar las recomposiciones políticas electorales y menos aún la presencia directa del imperialismo con toda la capacidad tentacular de construir zonas de dislocación… las cartas están echadas.


1 Lorenzo Mendoza es dueño de un conglomerado de empresas con línea de bebidas: cerveza, malta, refrescos y bebidas Carbonatadas y No Carbonatadas, agua mineral y saborizada, jugos, soda y té frío, vinos y sangría; y un catálogo de alimentos entre los que se encuentran: Harinas Precocidas de Maíz, avena, pasta, arroz, margarina, aceite, atún, sardina, vinagre, salsa de tomate, mayonesa, bebidas achocolatadas y enriquecidas, helados, gelatinas, mermelada, yogurt, entre otros. Así como también una línea de productos de limpieza como jabón y detergente y alimentos para perros y caballos. Según la revista Forbes, Lorenzo Mendoza Jiménez, actual presidente del conglomerado Polar, conforma la lista de los hombres más ricos de Latinoamérica, con un patrimonio personal aproximado de 2.7 billones de dólares.

2 Miguel Eduardo Rodríguez Torres, exministro de Interior, Justicia y Paz, egresó de la Academia Militar de Venezuela en 1984 en la promoción “General Juan Gómez Mireles” con el título de Licenciado en Ciencias y Artes Militares creador de los Círculos Bolivarianos, participar en el golpe de Estado organizado por el fallecido Hugo Chávez en 1992. Se ha desempeñado en al menos seis cargos, fue ministro de Interior y Justicia entre el 21 de abril de 2013 y el 24 de octubre de 2014, además estuvo detrás de los servicios de inteligencia y seguridad de la última década., fue a parar a la cárcel, junto con otros compañeros golpistas que integraban el clandestino MBR 200.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *